Plan de Recortes en el Hogar: ahorros personales

El Gobierno central y los autonómicos están aplicando lo único que se les ocurre para salir de la crisis: recortar lo que gastan (sin pensar en que cada vez están ingresando menos).

El Gobierno central y los autonómicos están aplicando lo único que se les ocurre para salir de la crisis: recortar lo que gastan (sin pensar en que cada vez están ingresando menos).

Pero te están enseñando el camino: si tienes la suerte de estar trabajando, cada semana vas viendo como te están cayendo nuevos impuestos y penalizaciones que hacen que cobres menos (además de las posibles bajadas de sueldo que estarás sufriendo en tu puesto de trabajo) y no puedes mantener los gastos que has tenido hasta ahora, no puedes seguir viviendo con el mismo ‘tren de vida’ que llevabas hasta ahora (por muy modesto que fuera).

Ahora que hemos empezado un año nuevo es un buen momento para empezar tu propio ‘Plan de Recortes Personal’; te doy algunos consejos:

  • Coge todas tus facturas, gastos, cuentas bancarias…del año pasado y pásalas a una tabla (un folio, un Excel…lo que puedas); suma cada uno de los gastos: lo que gastas en teléfono móvil, en Internet, en electricidad, en gas, en restaurantes, en ropa, en gasolina…
  • Estudia bien cada gasto y mira en lo que puedes recortar; empieza en los más grandes: la hipoteca, por ejemplo: trata de ver si tu hipoteca te permite algún tipo de ajuste o negociación con tu banco para pagar menos al mes (o más) para quitarte cuanto antes ese gasto.
  • Intenta eliminar gastos superfluos: quizá puedas rebajar tu cuota del móvil, o de Internet, teléfono o televisión en casa (prescinde de lo que puedas); intenta coordinarte con un familiar, compañero de trabajo o un amigo para ir juntos al trabajo (o estudia la opción del transporte público); las suscripciones a determinados Colegios Oficiales, o revistas, etc…¿te están aportando algo (además de gastos)?.
  • Intenta reducir algunos: si te ayuda alguien a limpiar en casa, quizá puedas reducir las veces que va a la semana; los gastos en ropa o regalos puedes reducirlos (quizá no la cantidad, pero si el importe de los mismos); reduce los caprichos a ocasiones más especiales (restaurantes, cines, copas, etc…) o cámbialos por opciones más económicas.

Plantea en serio tu plan de recortes para no notar demasiado la crisis que nos queda.