¿Qué es Freemium?. ¿Cómo lo puedo aplicar a mi negocio?

Este es un modelo de negocio muy interesante y que, sin darnos cuenta, lo tenemos presente en muchas redes sociales, en nuestro móvil, etc…te cuento en qué consiste.

Este es un modelo de negocio muy interesante y que, sin darnos cuenta, lo tenemos presente en muchas redes sociales, en nuestro móvil, etc…te cuento en qué consiste.

Como sabes, en Internet, es muy habitual encontrar webs o servicios gratuitos: por ejemplo, tenemos Spotify para escuchar música o Linkedin para tener contactos a nivel laboral; también está Elmundo.es que ofrece información gratuita. Estas son webs que nos interesan mucho y nos ofrecen un servicio gratis sin cobrarnos (aunque, a cambio, sufrimos publicidad, por ejemplo).

Otra opción, también en Internet, son las opciones de Pago (también llamadas Premium): por ejemplo, una página web a la que solo tenemos acceso si estamos suscritos: Orbyt, también de Elmundo.es solo te permite acceder si eres socio y pagas una cuota; GolTV (aunque no es Internet, me sirve para explicarlo) solo lo puedes ver si pagas una cuota mensual y estás abonado.

Pues bien, los servicios Freemium es el camino intermedio entre ambos: si te fijas, la palabra Freemium viene de unir Free + Premium, es decir, gratuito + ‘de pago’; aunque parezca una contradicción, es muy sencillo: un ejemplo que hemos visto antes, Spotify, ofrece la versión gratuita y limitada (un número máximo de horas al mes, un número máximo de canciones, con publicidad…) y la versión de pago, que evitas las limitaciones y la publicidad; otro ejemplo muy común son aplicaciones y juegos de móviles: te ofrecen un versión reducida o limitada ‘gratis’ y, si pagas, te ofrecen más niveles, quitan la publicidad, etc…

Aunque no han inventado nada, es un modelo que funciona muy bien: imagina que, en tu empresa, puedes ofrecer algún servicio gratuito y, a quién le interese, ya le ofreces una versión de pago: por ejemplo, mi profesor de inglés da unos talleres de inglés gratuitos al mes al que puede ir cualquiera, así le conocen, ven que es fácil y encuentra nuevos alumnos; algunos museos permiten acceso gratuito a parte de su exposición o ciertos días, pero si quieres un guía, audioguía o acceso preferente, ya tienes que pagar.

¿No puedes aplicar esta medida a tu negocio?