Recesión mundial y perspectivas económicas para 2012

Vamos a necesitar mucho optimismo durante este 2012, pues desde las secciones de economía de los periódicos no van a llegar noticias positivas, precisamente.

Lejos de ser el primer año de una nueva economía boyante, 2012 se presenta lamentablemente como el año 5 de la crisis económica de nunca acabar. Cuando muchas regionesa parecían estar saliendo del hoyo en que nos habíamos metido, los que seguimos con números rojos les hemos arrastrado de nuevo hacia el abismo, provocando una especie de segunda recesión que amenaza con golpear duro durante este año que empieza, miremos el informe que miremos. Vamos por partes:

  • España: todos los trimestres de este 2012 serán de crecimiento negativo, e incluso 2013 se presenta como un año de crecimiento cero. El objetivo de dejar el déficit en el 4,5% a final de año provocará más recortes y subidas de impuestos como los que ya hemos visto, y esto significa sin duda menor crecimiento económico.
  • Europa: en general, empieza el año en negativo, pero podrá recuperarse tímidamente en el tercer y cuarto trimestre del año. Hay que distinguir entre Alemania, que seguirá creciendo aunque no para tirar cohetes, Francia que a partir de las elecciones de marzo hará recortes y volverá a no crecer y el sur de Europa, en recesión como España.
  • Estados Unidos: arrastrados por Europa, lo lógico sería pensar que también al otro lado del Atlántico seguirá la recesión, pero no. Por primera vez en la historia reciente el crecimiento del 3% de este 2011 y las previsiones de crecimiento del 2% en EEUU para 2012 no vendrán de la mano de la recuperación en la Unión Europea. Eso sí, el paro sigue siendo preocupante.
  • Países emergentes: incluso ellos empiezan a notar la prolongada crisis.Siguen creciendo a ritmos muy superiores a los países desarrollados, pero a ellos son a los que venden, y ya no les compran tanto, por lo que 2012 será un año de enfriamiento dentro de tasas de crecimiento moderadas (pero que ya querríamos en España, por ejemplo) para China, India o Brasil.

Otro año duro, en fin, y todos rezando para que no estalle una especie de Primavera Árabe en Rusia o para que Irán no entre en guerra con occidente. Estos malos augurios pondrían el precio de petróleo y del gas por las nubes. Lo que faltaba.