Rentabilizar una página web, ganar dinero a través de Internet

El boca a oído ha dejado paso al click a click, o lo que es lo mismo, los negocios por Internet. Dedicar un tiempo a tu página web puede ser rentable económicamente.

El boca a oído ha dejado paso al click a click, o lo que es lo mismo, los negocios por Internet. Dedicar un tiempo a tu página web puede ser rentable económicamente.

Probablemente casi nadie de nosotros entramos en Internet para ganar dinero, pero sin saberlo estamos haciendo ganar un extra a 7 de cada 10 páginas que visitamos, que es la porción de sitios web que se crean para generar ingresos. Así, la principal división entre páginas web suele hacerse entre editoriales (o informativas, puro dato) y las comerciales (con fines lucrativos). Seguro que aunque tengas una de las primeras, no te importaría adaptarla a una de la segunda clase. ¿Pero cómo?

El concepto clave es marketing online, y consiste en el proceso que va desde que creamos un sitio web hasta que un usuario consume lo que ofrecemos, previo paso por nuestra página, claro. Y eso no quiere decir necesariamente que compre con tarjeta de crédito y nos trasfiera dinero directamente, hay otras posibilidades que resumimos en varias palabras clave:

  • Posicionamiento: la mayoría de usuarios de Internet inicia sus búsquedas en buscadores (en Google, para qué engañarnos). Nadie, al menos al principio, va a teclear el nombre completo de tu web para llegar a ella (quizá tu novia…) así que es imprescindible saber qué queremos transmitir y hacerlo eficazmente para que Google nos posicione bien cuando alguien teclee esas palabras clave que suponen nuestro negocio.
  • Google Adsense: la publicidad generada (y cobrada en un porcentaje) por el gigante Google. Si tienes una página web con un tráfico (visitas) importante, Google querrá anunciar de todo en ella, siempre cosas que tengan que ver con el contenido de tu web, para luego quedarse un porcentaje de la ganancia. Se cobra por clicks en los anuncios, así que más vale que no solo entre gente en tu web, sino que los anuncios estén bien definidos y que la gente que entre pase bastante tiempo navegando por ella, para así acabar ‘cayendo’ en más clicks. Internet está plagado de páginas que te ponen en contacto con el negocio Adsense.
  • Centrales de afiliados: tiene que ver con el crecimiento piramidal, exponencial. En cierta forma se trata de que te conviertas en tu propio Google Adsense y propongas a otras webs que incluyan tu web (o tu producto, si vendes algo) en su portada. Así consigues más visitantes y mejoras tu negocio, aunque siempre a cambio de un porcentaje para las webs afiliadas. La clave está en encontrar afiliados afines a la temática de tu página web y acertar con sitios que tengan un público objetivo muy parecido al tuyo.

Podría parecer que estamos ante un mercado, o al menos nicho de mercado, inexplorado, casi virgen y por lo tanto semiprofesional. Nada más lejos de la realidad, como demuestran páginas web de contacto entre anunciantes y sitios de Internet, donde podemos resolver dudas concretas y estar al día de la fluctuante legislación.