Trabajar en la Unión Europea, nueva prioridad española

Ganarse un puesto como funcionario es el sueño de mucha gente. Pero hacerlo en España va a ser imposible en los próximos años, así que habrá que probar suerte fuera.

Ganarse un puesto como funcionario es el sueño de mucha gente. Pero hacerlo en España va a ser imposible en los próximos años, así que habrá que probar suerte fuera.

El nuevo Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, García-Margallo, es un europeísta convencido que lleva años como europarlamentario en Bruselas, Rajoy nombró a la Unión Europea como una prioridad en su discurso de investidura, y el primer Secretario General en tomar posesión ha sido el de Unión Europea. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que nuestros vecinos europeos reunidos en la Unión es una meta principal para esta nueva España. Veamos cómo podemos colarnos en esta nueva meta principal.

  • EPSO: el primer paso para todo demandante de empleo en la Unión Europea es hacerse un EPSO profile, que viene a ser tu CV adaptado a las peticiones y formato de la Unión Europea. Es rígido y se tarda bastante en completar, pero es válido como borrador para cualquier puesto al que queramos presentarnos.
  • Job families: la Comisión, el órgano supranacional por excelencia en la Unión y el que más posibilidades de trabajo ofrece, anualmente convoca plazas de funcionario de cada una de las 4 o 5 familias o departamentos en los que divide su día a día. Es imprescindible elegir bien la familia por la que optaremos teniendo en cuenta nuestro CV previo, pues solo podremos optar por una de ellas.
  • Inglés, francés o alemán: aunque en la Unión Europea oficialmente son oficiales todas las lenguas que sean oficiales en algún país de la región (más de 20 en total) solo estos tres idiomas mencionados son idiomas de trabajo, lo que significa que necesitaremos un buen nivel de alguno de ellos (equivalente al C1 del marco europeo de idiomas) y de forma recomendable de dos o incluso tres de ellos para entrar a trabajar como funcionario en la UE.
  • Proceso de selección: todo proceso se inicia con unas pruebas psicotécnicas eliminatorias. Buen consejo es practicar con los numerosos libros de ejercicios que se venden en cualquier librería, para familiarizarnos con la mecánica. Después ya tendremos que irnos a Bruselas a hacer una prueba de conocimientos concretos de la familia profesional elegida. Si pasamos esa prueba haremos una entrevista personal y una dinámica de grupo. Si también pasamos esas cribas… ¡Ya somos funcionarios de la Unión Europea!
  • Condiciones de trabajo: salarios más que apetecibles, condiciones laborales extraordinarias… Mejor ponerse el babero antes de echar un ojo a cómo vive un funcionario de la Unión Europea.
  • Traductores: es poco probable, pero si hablamos alguna de las lenguas recientemente incorporadas a la Unión Europea por incorporarse los países donde se habla, búlgaro, rumano o recientemente croata con vistas al futuro, las posibilidades se multiplican. Constantemente se presentan oposiciones para traducción e inbterpretación en la UE con un ratio de vacantes muy atractivo.