Comisiones y obligaciones a cambio de los regalos de los bancos

Lo de que a caballo regalado no hay que mirarle el diente cada vez es menos cierto. Al menos en lo que a los caballos regalados por los bancos se refiere.

Lo de que a caballo regalado no hay que mirarle el diente cada vez es menos cierto. Al menos en lo que a los caballos regalados por los bancos se refiere.

¿Quién no se ha sentido alguna vez tentado, o directamente ha caído en la tentación, de hacerse con una televisión de plasma, un iPad o una Plaustation a cambio de solo entregar nuestra nómina a un banco? Las llamadas rentabilidades en especie se ponen de moda cada 2×3, y no precisamente porque a los bancos les guste darnos el oro y el moro, sino precisamente porque con estas ofertas ellos ganan más: llevamos tiempo dejando claro que casi siempre lo regalos que dan las cajas y bancos son siempre menos costosos que lo que deberían pagarnos por un interés normal a precio de mercado. Es decir, suele salir a cuenta esperar, cobrar los intereses y con ese dinero comprarnos el regalo en cuestión, pues nos sobrará dinero. Pero además, no todo son grandes titulares en lo que a las ofertas de regalos se refiere, a veces ocultan sorpresas poco agradables.

Tomemos como ejemplo la letra pequeña de la televisión LED de 22 pulgadas que ofrece La Caixa por domiciliar la nómina. Quede claro que elegimos esta oferta por considerarla estándar, similar a otras muchas que se pueden encontrar en el mercado, y por lo tanto sin criticarla ni halagarla por ello:

  • En todo caso, la nómina no pódrá ser menor de 750 euros al mes.
  • Si la nómina que domiciliamos es menor de 1.000 euros, además tendremos que contratar uno de sus productos financieros asociados (un plan de pensiones, un seguro…).
  • Hay que domiciliar al menos 3 recibos periódicos.
  • Hay que permanecer en la entidad, y con las mismas condiciones, durante al menos 2 años.

Pongamos otro ejemplo, el del Banco Pastor y su oficinadirecta.com, por ser original en la propuesta: da más a cambio de que nosotros les demos más, aunque solo publicitan el mejor de los regalos…

  • A cambio de un iPod Nano o de una televisión de 22 pulgadas debemos domiciliar una nómina de al menos 1.200 euros al mes… Y domiciliar además 4 recibos y contratar una tarjeta de crédito asociada a la cuenta en cuestión.
  • Si lo queremos es un iPad tendremos que domiciliar una nómina de al menos 2.000 euros al mes… Y permanecer durante 24 meses atados a las condiciones que firmemos el día 1.

En definitiva, simplemente poneros sobre aviso. Nadie quiere engañar a nadie, pero nadie va a repetiros una y mil veces los contras que puede tener una oferta que a priori es todo pros…