Ganar dinero en Internet con enlaces patrocinados

Sacar provecho de nuestra página web es tan fácil como llenarla de banners. Pero si queremos tener éxito, habrá que hacerlo de forma ordenada y bonita.

Sacar provecho de nuestra página web es tan fácil como llenarla de banners. Pero si queremos tener éxito, habrá que hacerlo de forma ordenada y bonita.

Quien tiene una página web, tiene un tesoro. Y no lo decimos solo porque sea una forma demostrada de mejorar el posicionamiento de nuestra empresa, un canal de venta eficiente o un paso adelante en el contacto con posibles compradores. Ni siquiera porque nos dé fama y alimente nuestro ego. Una página web puede ser un tesoro porque es un espacio privilegiado para la publicidad. Y hay quien quiere utilizarlo.

Se llaman enlaces patrocinados: una empresa dedicada al patrocinio online (por ejemplo eXponsor) nos ofrece vendedores deseosos de publicitar sus productos, nosotros incluimos sus banners en nuestro sitio web (el típico botoncito en el que pinchamos atraídos por una oferta y nos enlaza a la página web del producto). Nosotros elegimos el lugar donde queremos ubicar el banner, el número de banners a situar y la temática del producto o servicio anunciado. El montante que cobraremos suele asemejarse en todas las empresas de patrocinio al sistema de clics de Google: cuanta más gente (diferente) clique en los enlaces, más dinero ganaremos. Recibiremos una pequeña cuota fija mensual, pero para ahuyentar a aprovechados que creen páginas web ficticias solo para ubicar enlaces patrocinados, el verdadero negocio está en hacer de nuestra página un éxito para así subir en el ranking de tráfico: a medida que subamos de ‘división’ por visitas recibidas, más dinero recibiremos por nuestros enlaces (por ejemplo, en eXponsor la rentabilidad va desde 140 a 225 euros al mes siempre que nuestra página sea de nivel, sino apenas veremos unos euros y finalmente romperemos la relación).

Hay que tener cuidado con ciertos trucos, como los clics falsos: cuando el sistema detecta que una misma IP (un mismo ordenador) entra en los banners de forma reiterada, se considera fraude y no veremos un duro. También hay que saber dónde y cómo integrar los banners, si son de un atractivo indudable y hacemos lo posible para integrar el contenido del sitio con el producto a vender, las visitas y por lo tanto los ingresos crecerán como la espuma. He ahí el trabajo (y la comisión) que se quedan las empresas de enlaces patrocinados.