Invertir en plata, mayor ganancia que invertir en oro

Si hay países en los que al dinero le llaman directamente 'la plata', debe ser porque es una buena inversión. Y no tan conocida como el oro, otro punto a favor.

Si hay países en los que al dinero le llaman directamente 'la plata', debe ser porque es una buena inversión. Y no tan conocida como el oro, otro punto a favor.

Llevamos advirtiéndolo (y aconsejándolo) desde que se inició la crisis:el oro es un valor refugio, su precio crece a medida que crece la incertidumbre en los mercados. Pues quizá nos quedamos cortos, debimos decir que los metales preciosos, más en general, son valores refugio, buenas inversiones en tiempos de crisis. Y la plata es un metal precioso, ¿no? Veamos si merece tanto la pena invertir en algo que normalmente nos ponemos de pulsera.

Las formas de invertir en plata son, a pequeña escala, las barras de 100 gramos, y a gran escala los lingotes a peso de onza, además de una gran variedad de monedas, entre ellas las famosas Águilas de Plata. En cualqueir caso, los números le son favorables: los expertos pronostica quer por cada vez que el oro dobla su valor, la plata entre lo triplica y lo cuadruplica. Esto se debe a su mayor facilidad para el intercambio dado su menor precio y a sus aplicaciones industriales, no solo de joyería, lo que le da un plus de seguridad en la inversión con respecto al todopoderoso oro: vajillas, electrodomésticos, cámaras y ordenadores portátiles, derivados del plástico… Un amplio abanico de productos y materias primas derivan de la plata, y eso siempre es una buena noticia.

Pero, más allá de estos apuntes, hay que tener en cuenta que siempre es el oro el que tira del carro del mercado de inversión en metales preciosos. Así, estar atentos al devenir del oro suele ser la mejor medida para conocer qué pasa y pasará con la plata. El preciado amarillo no solo es el mejor termómetro para evaluar una crisis, sino también una ayuda inestimable a la hora de ampliar nuestra cartera (o pequeños ahorros) de inversión. Siguiendo los consejos de los que saben de esto, puede ser un buen momento para fijar nuestra avaricia en un mercado tan solvente como los metales preciosos, y si queremos ser totalmente ortodoxos y no arriesgar más de lo necesario, lo ideal sería combinar oro y plata en una proporción que dependerá de nuestro poder adquisitivo: si tenemos mucho para invertir, el oro suele dar más posibilidades de encontrar un buen vendedor, si no queremos arriesgar tanto, la plata es un valor más barato y que a la vez puede mejorar su precio más rápidamente. Por cierto, Internet está lleno de oportunidades.