¿Qué es el Eurogrupo? ¿Cómo funciona la Zona Euro?

Hay un institución que ni siquiera es institución, pero que tiene más poder que casi cualquier institución del mundo. Nuestra vida depende del Eurogrupo.

Hay un institución que ni siquiera es institución, pero que tiene más poder que casi cualquier institución del mundo. Nuestra vida depende del Eurogrupo.

Si hay algo que no se le puede negar a la crisis, es que todos hemos aprendido mucho con ella. Si hace unos años nos hubieran hablado de hipotecas subprime, primas de riesgo o déficit público, como mínimo seguramente hubiéramos puesto cara de póquer. Hoy ya parecen palabras tan comunes como bocadillo o desempleo. Lo mismo podemos decir de las instituciones y cuerpos de gobierno económico que manejan el cotarro. A todos nos suena el Eurogrupo, por ejemplo, pero ¿qué es exactamente? Aquí estamos los ninja para sacaros de dudas de forma clara y a la vez divertida:

Básicamente, el Eurogrupo es una institución que sin ser oficial es más importante que las oficiales, y sin tener realmente que hacer nada de forma obligatoria se pasa la vida haciendo cosas importantísimas para nuestro día a día. Pero vayamos al meollo de su funcionamiento: más o menos de forma mensual (porque ‘más o menos’ es la expresión que mejor define la falta de oficialidad de todo lo que hace este Eurogrupo) se reúne el Ecofin, es decir, los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, es decir, de los 27 países que forman la UE. Pero claro, hay un grupo más reducido, el de los países que tenemos el Euro, que queremos discutir cosas solo nuestras y que para el resto de los 27 no tienen (en apariencia) la menor importancia). Pues bien, a un luxemburgués políglota de nombre Jean Claude Juncker se le ocurrió la feliz idea de utilizar esas reuniones del Ecofin para que se vieran las caras los Ministros de Economía de la Zona Euro y hablar de eso, del Euro. Así, el Eurogrupo es la reunión más o menos periódica que celebran los jefazos de Economía de los países que sufrimos (digoooo, tenemos) el Euro.

Está ligado, ‘más o menos’, al Consejo de la Unión Europea por el Protocolo 14 del Tratado de la Unión, que viene a ser como decir: «vale, podéis existir, pero que no se note mucho». Y lo que de verdad importa: hacen presión, son el lobby más importante de la UE, sus conclusiones suelen ir a Misa. En definitiva, lo que piensan en el Eurogrupo, al final se lleva a la práctica. A veces se reúne a nivel de jefazos (presidentes y jefes de Estado) y en esos casos, para darle más solera, lo preside el Presidente del Consejo de la Unión, actualmente el belga Van Rompuy. Por lo tanto, las estrategias comunes en materia económica de todos los países que tiene el Euro no salen de sus ministerios, ni del Banco Central Europeo, ni siquiera del Consejo de la UE. Lo que de verdad importa, sale de esta especie de reunión semiformal que, ‘más o menos’, constituye el foro de discusión sobre la moneda única. Subir o bajar tipos de interés, rescatar o no a un país o exportar tanto o cuanto de esto y de lo otro. Temas sin importancia que solo merece la pena discutir en ‘petit comité’ y alejados de los flashes de las reuniones oficiales… Y sí, ahí también manda Merkel.