Seguridad en Internet, las contraseñas más pirateadas

Confiamos nuestro dinero, ocio y preferencias a sitios web, entidades privadas o públicas y aparatos electrónicos que nos ofrecen seguridad por medio de una clave secreta. Cuidado con ella.

Confiamos nuestro dinero, ocio y preferencias a sitios web, entidades privadas o públicas y aparatos electrónicos que nos ofrecen seguridad por medio de una clave secreta. Cuidado con ella.

Si hacemos un repaso rápido, seguro que en nuestra vida cotidiana utilizamos no menos de 5 o 10 sistemas que nos piden contraseñas particulares para entrar en nuestro espacio personal: banco online, cajeros automáticos, teléfono móvil o incluso Spotify, por poner algunos ejemplos. Normalmente todos estos dispositivos y servicios vienen con una clave inicial de una sencillez abrumadora, pensada para que introduzcamos una nueva más personal lo más rápido posible. Pero a muchos se les olvida hacer este trámite, o les da mucha pereza tener contraseñas diferentes para cada dispositivo temiendo hacerse un lío o olvidarse de ellas. Por no hablar de aquellos que cambian su contraseña por defecto por otra aún más común y sencilla. Crasos errores. Si tienes alguna contraseña dentro de las siguientes, tienes un problema, pues fueron las más pirateadas durante el pasado año, según un informe del Internet Crime Complaint Center:

  1. password
  2. 123456
  3. 12345678
  4. qwerty
  5. abc123
  6. monkey
  7. 1234567
  8. letmein
  9. trustno1
  10. dragon

Además de las más corrientes, en esta lista se encuentran palabras no tan corrientes pero que al parecer triunfan a la hora de crear contraseñas, como baseball, master, iloveyou, superman o football.

Evidentemente, el primer consejo deber ser hacer el cambio lo más rápido posible, pero otras medidas a tener en cuenta serían no utilizar nuestra fecha de nacimiento ni ciudad de origen o residencia (si bien en caso de que nos pirateen la contraseña quedaría claro que quien lo ha hecho es nuestro conocido) y si hemos de crear varias, idear un sistema mediante el cual todas las contraseñas deriven de una singular: una fecha con direntes meses, poner un cero delante o detrás, etc. Esto es conveniente porque para atacar uno de los mayores fallos en la seguridad por password: repetir contraseñas. Aunque los cambios sean mínimos, deberíamos tener una clave secreta para cada dispositivo o servicio. Estos errores cuestan dinero, y no cuesta nada evitarlos.