Teletrabajo para funcionarios en España: una opción para ahorrar

Tenemos unos gobernantes torpes, la verdad: como hay crisis e ingresan menos, lo único que se les ocurre es quitar servicios y calidad de vida a la gente…

Tenemos unos gobernantes torpes, la verdad: como hay crisis e ingresan menos, lo único que se les ocurre es quitar servicios y calidad de vida a la gente…

…es decir, te siguen cobrando los mismos (o más) impuestos y te ofrecen muchas menos cosas; no quiero decir con esto que no haya que recortar en aquello que se haya derrochado (empezando por sus salarios y privilegios, que eso les cuesta más recortarlo), pero pienso que hay mejores maneras de ahorrar, y no solo sin recortar derechos de la gente, sino que mejorándolos. Pero a este punto no suelen llegar los políticos.

Un ejemplo: el teletrabajo para funcionarios; admito que la primera vez que oí hablar de este tema pensé como muchos han pensado: ‘lo que faltaba, si los funcionarios (por la imagen que tenemos de ellos) ya se escaquean del trabajo, con el teletrabajo vamos apañados’; es posible que sea así, pero hay maneras de controlarlo; si pensamos así es porque en España tenemos (todos) la mentalidad de que estar en la oficina es estar trabajando y (todos) sabemos que no es así; hay que cambiar la mentalidad y orientarla al trabajo por objetivos: si cumples con tu labor antes de tiempo, te vas antes a casa; si requieres más horas, te quedas más horas…lo importante es hacer el trabajo, no estar muchas horas en tu silla.

Al tema (que me pierdo): piensa que hay ciertos funcionarios que si que es claro que hacen un trabajo por objetivos: administrativos, traductores, personas que elaboran informes, diseñadores web, etc…Imagina tu propia empresa: en la mía hay gente que únicamente está en un despacho cuadrando los números de la empresa pero no tiene ‘contacto’ con otra gente de la empresa (no interactúa, es decir, podría hacer el mismo trabajo en su casa); por ejemplo, mi caso, la mayor parte de mi trabajo es con el ordenador y teléfono; excepto por alguna reunión y algún viaje, perfectamente podría trabajar en mi casa…

Al final la gente se ahorra el desplazamiento hasta el trabajo (tanto en tiempo como en dinero), puede estar más en casa, puede organizarse su tiempo, está más contenta; a la empresa le supone menos coste en dietas a los empleados, menos coste de luz, aire acondicionado, calefacción…Y todo esto durante 2-3 días a la semana, para que el resto puedan seguir organizando reuniones, poniendo trabajo en común…

Las administraciones deben implantar este tipo de soluciones y promoverlas, para que las empresas también las utilicen: en el País Vasco ya lo hicieron hace un año y ya tienen resultados (aumento de productividad), el anterior Gobierno también lo empezó a promover, la Junta de Extremadura lo está estudiando…