Trabajar en la Unión Europea, oportunidades de empleo en Europa

La Unión Europea no es solo ese centro político del que últimamente parece que solo llegan malas noticias, también puede ser una oportunidad laboral muy apetecible.

La Unión Europea no es solo ese centro político del que últimamente parece que solo llegan malas noticias, también puede ser una oportunidad laboral muy apetecible.

Estamos dedicando la semana a daros claves concretas para encontrar empleo en lugares concretos, pues mirando a lo particular suele ser más fácil ver la luz al final del tunel… del desempleo. Otra magnífica oportunidad para salir del bache puede ser salir fuera de España. No hay país con mayor tasa de paro, y sin duda tendremos más posibilidades de encontrar un buen trabajo fuera que dentro. Normalmente el idioma suele ser la principal excusa para no salir del país, pero quizá haya una opción jugosa para todos aquellos que tienen solo un nivel medio de inglés: la Unión Europea.

En la UE hay 23 lenguas oficiales (para 27 países miembros, dentro de unos meses 28 con Croacia), y el español es una de ellas, he ahí nuestra ventaja. No nos engañemos, los idiomas oficiales de trabajo en todas las instituciones UE son el alemán, francés e inglés, pero por ley no se nos puede exigir ser fluidos en ningún idioma en particular, con tener un idioma de los 23 (el español) como idioma materno, es suficiente. Para los idiomas de trabajo valdrá un nivel B2 (First Certificate de Cambridge, por ejemplo, más o menos nivel COU antiguo) para aspirar a trabajar en Bruselas, en el corazón de Europa.

Una vez aclarado lo de los idiomas, toca ir allí donde están las ofertas. La Unión Europea los centraliza en EPSO, su portal de empleo. Allí encontraremos el típico acceso a la creación de nuestro profile o CV online, con la mala noticia de que tendremos que hacer uno diferente por cada oferta a la que nos queramos presentar, y dos tipos de ofertas:

  • Cíclicas: se convocan una vez al año y se dividen en dos categorías, Assistant o funcionario de nivel bajo que requiere título de Formación Profesional, y Administrative o funcionario de nivel alto que requieren de un título universitario. Estas dos categorías se dividen a su vez en categorías laborales, variables de año en año pero que suelen coincidir con tipos de diplomatura o FP.
  • Puntuales: si bien aproximadamente la mitad son para traductores (buena parte del presupuesto UE se va en traducir a esos 23 idiomas), encontramos ofertas de muy variado tipo, con la única característica común de que la Unión Europea necesita cubrir ese puesto de forma urgente.

Tanto para ofertas puntuales como cíclicas, el proceso suele ser el mismo: primero filtran el currículum (debemos cumplir todo lo pedido escrupulosamente para no ser desechados), luego psicotécnicos en nuestro país (en España hay centros de examinación en las principales ciudades) y por último una entrevista personal y examen de conocimientos específicos en Bruselas, con gastos pagados.