Autoempleo: consejos para ser tu propio jefe

No todo son nubarrones en el futuro de un currante. Hay opciones como ser tu propio jefe que no son tan descabelladas. Solo hay que saber qué triunfa y qué está ya muy visto.

No todo son nubarrones en el futuro de un currante. Hay opciones como ser tu propio jefe que no son tan descabelladas. Solo hay que saber qué triunfa y qué está ya muy visto.

Somos un país de pelotazos empresariales, pero poco emprendedor. Solo el 4% de los españoles dicen haber iniciado un negocio, y de esos negocios, 8 de cada 10 morirán antes de cumplir un lustro. Y eso que la nueva legislación laboral pone el acento en ayudar a los empresarios emprendedores… ¿Qué se puede hacer para triunfar en el mundo del trabajo por cuenta propia?

  1. Grupo de inversión. Tanto el miedo a que nos corten el crédito como el hecho de que directamente no nos lo den suele estar detrás de los fracasos del emprendedor medio. Para ello lo mejor es buscar el dinero conjuntamente. Buscar a gente con nuestra misma idea de negocio y, en vez de competir con ellos, unirse para crear un proyecto conjunto.
  2. Innovación laboral: o dígame usted en qué consiste su trabajo. No todo está inventado en el mercado laboral. Encontrar un nuevo nicho de negocio, una ocupación que nadie haga o que a nadie se le haya ocurrido es garantía de éxito. Hay mundillos con posibilidades: las mascotas (ropa, psicólogos, entrenadores…), la moda (buscadores de tendencias, asistentes personales…). Lo importante es no tener competencia, ser el primero en llegar.
  3. Outsourcing: gigantes de las finanzas como KPMG o Deloitte ganan millonadas por haber sabido adaptarse a esta nueva necesidad. En tiempos de crisis nadie se atreve a contratar empleados, pero toda empresa necesita llevar sus cuentas al día, limpiar el despacho… Las subcontratas de toda la vida son el gran olvidado de los emprendedores.
  4. Dropshipping: el intermediario de toda la vida. Menos riesgos, menos gastos. Simplemente pones en contacto mayoristas con minoristas y te encargas de hacer llegar la mercancía a un lado y el dinero al otro.

Son solo términos generales, posibilidades a tener en cuenta. Porque no todo va a ser montar un taller o poner un bar en la esquina.