El regreso de la Renta Básica de Emancipación, cobros atrasados

Muchos jóvenes acaban de recibir una pequeña alegría al mirar su cuenta corriente: han cobrado la ayuda al alquiler. Lo malo es que aún deben dos meses.

Muchos jóvenes acaban de recibir una pequeña alegría al mirar su cuenta corriente: han cobrado la ayuda al alquiler. Lo malo es que aún deben dos meses.

La Renta Básica de Emancipación, maná para jóvenes del que ya os hemos venido hablando, llevaba varios meses de capa caída. Primero fueron los rumores, alimentados por el propio Rajoy, de que podría terminarse en breve. Luego la confirmación vía decreto de fin de año de que ya no se podría pedir más, y que solo la cobrarían aquellos que la tuvieran concedida antes de final de 2011. Una pequeña noticia llegó a finales precisamente de ese 2011, cuando el Gobierno, en un afán de gastar lo que sobraba antes de cerrar ejercicio, llegó incluso a adelantar el pago del mes de diciembre (pues normalmente se cobra a mes vencido). Luego volvieron las malas noticias: retrasos y más retrasos. Hasta el día 16 de marzo, el Ministerio de Hacienda no aprobó la salida de fondos para pagar lo que se debía… Y solo se pagó el mes de enero. Es decir, a día de hoy los beneficiarios de esta ayuda (en torno a 301.000 hogares en toda España) siguen esperando que se les pague el mes de febrero y en breve (a principios de abril) deberían cobrar también la mensualidad del actual mes de marzo.

Esto se une a los malos augurios que circulan por la red sobre esta ayuda. Quien más quien menos ya da por hecho que no se incluirá una partida destinada a esta subvención en los presupuestos de 2012 que se deberían presentar la semana que viene (curiosamente justo después de las elecciones andaluzas y asturianas) y que por tanto o se cortará de raíz, o se dejará de pagar en el mismo momento en que se agote la actual partida destinada a este fin.

No hablamos de moco de pavo, pues casi medio millón de españoles la han solicitado en los 4 años que lleva en vigor (y cada petición tiene detrás una vivienda entera) y más de 300.000 la han conseguido. A toda esta gente ya le pusieron en una situación difícil cuando el verano pasado se congelaron (de nuevo) los pagos. Varios meses sin recibir un duro que es norma habitual en esta ayuda. Un ejemplo más de la morosidad galopante de la administración. A día de hoy, quienes hayan pedido la ayuda con posterioridad al mes de octubre (y recordando que si la pediste en 2012 ya no tendrás derecho a ella) lo normal es que no hayan recibido aún ni un duro, y en algunos casos ni siquiera la confirmación de que vaya a recibirla (o no) en algún momento. Toca ahorrar.

Para cualquier duda, no hay un teléfono estándar, sino que deberemos dirigirnos al instituto de la vivienda de nuestra comunidad autónoma o llamar a su teléfono de atención al cliente.