Evo Banco, ING Direct y Citibank, ¿qué banco es mejor?

La guerra de las cuentas nóminas tiene un nuevo ring: los bancos inteligentes, modernos y guapos. Evo Banco es el último en llegar, y lo hace con fuerza.

Una nueva forma de hacer banca, la banca inteligente, fresh banking… Las entidades financieras quieren lavarse la cara, dar una imagen de buen rollo y modernidad y dejar atrás la mala prensa que le ha acompañado durante toda esta eterna crisis. Y para ello, la mejor forma es hacerlo mediante Internet, y con campañas de captación de pasivo agresivas.

En este punto, la captación de pasivos, el mundo de los depósitos está muy trillado y muchos dicen que incluso hinchado, así que Evo Banco, el último llegar y de procedencia gallega pero presente en muchas comunidades autónomas, se suma a la nueva competición: la lucha por las cuentas nómina, ¿cuál es mejor? Eso lo decidirá cada uno, nosotros nos limitamos a poner los datos negro sobre blanco. Una vez desgranado lo mejor de Evo Banco en un post anterior, ahora toca comparar los pros y los contras:

Evo Banco, Cuenta Inteligente:

  • A favor: sin comisiones y tarjetas de crédito (o débito, a elección del cliente) totalmente gratis. Devuelven el 1% de nuestras compras con tarjeta. Rentabilidad del 3% sin mínimo de nómina.
  • En contra: solo permite sacar dinero de cualquier cajero gratis en España.

Citibank, cuenta Todo Cuenta:

  • A favor: devuelve el 3% de todos los recibos que domiciliemos y nos permite sacar efectivo en cualquier cajero de forma gratuita en todo el mundo.
  • En contra: no da rentabilidad mensual y precisa de una nómina mínima de 2.000 euros al mes (VIP, en los tiempos que corren…).


ING Direct, cuenta Naranja Nómina:

  • A favor: devuelve el 3% de lo que gastemos en gasolineras GALP y 2% en BP. Sin comisiones y con contínuas ofertas especiales para clientes en depósitos e hipotecas.
  • En contra: solo permite retirar efectivo gratis en la red de cajeros 4B.

Como suele suceder en toda comparativa, no hay un ganador absoluto ni un perdedor evidente. Cada uno juega sus bazas, y dependerá de dónde obtengamos gasolina, de cuánto dinero dispongamos mensualmente, de qué cajero nos queda más cerca y hasta de qué color nos parezca más bonito.