¿Qué es la cláusula suelo? ¿Cómo afecta a mi hipoteca?

Lo más importante en relación al suelo de una vivienda no es el parqué o la tarima flotante. Es que no tenga suelo. En el contraro, claro. Nos ahorraremos dinero.

Lo más importante en relación al suelo de una vivienda no es el parqué o la tarima flotante. Es que no tenga suelo. En el contraro, claro. Nos ahorraremos dinero.

La respuesta a las preguntas formuladas en el titular de este post son tan sencillas como dolorosas: es un hachazo que afecta de la peor forma posible. Empezando por el principio, la cláusula suelo es un epígrafe de los llamados de letra pequeña que suelen aparecer en los contratos de compra de vivienda (hipotecas para los amigos) de interés variable. Como este tipo de productos suelen estar fijados a la evolución del Euribor, y el Euribor baja tanto como sube, las cláusulas suelo suelen fijar un mínimo a partir de el cual la cuota que hemos de pagar por nuestra hipoteca ya no bajará más. Es decir, llegado el punto en que el Euribor baje a un nivel X, ya nos dará igual que baje más, nosotros seguiremos pagando lo mismo por nuestra casa. Eso sí, las cláusulas techo, que son lo mismo pero al revés (no sube la cuota hipotecaria aunque suba el Euribor a partir de un determinado nivel máximo) no son tan habituales, y desde luego son tan altas que se quedan en poco más que un adorno.

Las hipotecas que se revisen con el dato de febrero del Euribor a 12 meses, el índice de referencia más habitual, deberían bajar por primera vez desde agosto de 2010, pues tenemos el citado índice en torno al 1,5%, muy por debajo del entorno del 2% que venía ofreciendo en los últimos meses. Pero es una cifra tan baja, que buena parte de las hipotecas no verán ningún cambio en su cuota, esa rebaja se la comerá la cláusula suelo.

Aunque ya os hemos hablado de ejemplos de hipotecas sin suelo, que haberlas haylas, hay una lucha judicial por prohibir este tipo de cláusulas que por desgracia no parece estar dando sus frutos. Esto es especialmente grave si tenemos en cuenta que el suelo empieza a actuar teniendo en cuenta una línea roja que se obtiene al sumar Euribor+diferencial. Es decir, en los términos actuales un suelo del 2% podría entrar en funcionamiento, pues no es raro ver hipotecas con tipos de interés del Euribor+0,5%. La única forma, hoy por hoy, para luchar contra lo que muchos ven como un abuso, es informarse al detalle, y echar cuentas mirando la evolución del Euribor en los últimos meses e incluso años, para saber si nos afectará o no.