¿Cómo ven a España en el extranjero? Análisis internacionales

No tenemos un duro, y el resto del mundo se ha dado cuenta. Echando un ojo a lo que piensan de nuestras finanzas fuera de España podremos hacernos una idea de cómo estamos realmente.

No tenemos un duro, y el resto del mundo se ha dado cuenta. Echando un ojo a lo que piensan de nuestras finanzas fuera de España podremos hacernos una idea de cómo estamos realmente.

Con el Ibex35 por debajo de los 7.000 puntos (a niveles de hace 4 años) y la prima de riesgo por encima de los 420 puntos (niveles en los que se rescató a Grecia o Irlanda, por ejemplo), son muchos los analistas internacionales que miran con preocupación a nuestro país. Si a eso le añadimos un déficit público por encima del 8% y una tasa de paro superior al 20% total y 50% juvenil, no son de extrañar los análisis agoreros que llegan desde fuera de nuestras fronteras. Los ninja, ayudados por el diario Expansión, hemos hecho un repaso a las perspectivas más significativas:

  • Goldman Sachs: España necesitará ayuda externa (que no un rescate). Las medidas de choque ya se han tomado, ahora toca pensar medidas a medio y largo plazo como el aumento escalonado del IVA o un régimen de control de gasto para las autonomías.
  • Bruegel: el problema no es el déficit, sino la falta de crecimiento y competitividad. Si no se ataja ese problema, corremos el riesgo de que la senda bajista acabe por desilusionar a los mercados… Y que toque rescate.
  • Mediobanca: España ha perdido demasiado tiempo poniendo en orden sus finanzas, no parece haberlo hecho del todo. Las elecciones en Francia serán cruciales para intentar convencer a Merkel de que no todo son recortes y asuteridad.
  • New York Times: España está recibiendo una sobredosis de dolor que puede terminar por estrangular su crecimiento. El calendario de ajustes presupuestarios debe ser más pausado para alentar a la vez el empleo y la competitividad.
  • The Washington Post: cuando el resto del mundo se recupera poco a poco, España parece seguir hundiéndose. Si España tira de la Unión Europea hacia el pozo, toda la economía mundial se puede ir al pozo con ellos. Estamos sufriendo aún la resaca del boom inmobiliario.