Trabajar como trader financiero, empleos en Bolsa

Hay quien odia a los corredores de Bolsa, a todo el mundillo de economistas que pululan alrededor de los fondos de inversión. Pero suelen vivir muy bien, y eso le gusta a todo el mundo.

Hay quien odia a los corredores de Bolsa, a todo el mundillo de economistas que pululan alrededor de los fondos de inversión. Pero suelen vivir muy bien, y eso le gusta a todo el mundo.

Páradójicamente, la crisis financiera y económica trae debajo del brazo un paro brutal pero a la vez nuevas (o al menos renovadas) oportunidades de trabajo en el sector precisamente financiero. Si a eso le añadimos el atractivo personal y laborarl que supone dedicarse a mover inmensas cantidades de dinero y adivinar lo que pasará con las finanzas globales, ya tenemos el empleo soñado por muchos: trader. Esos genios en la sombra que todo pez gordo necesita son contados, pero cada vez más tenidos en cuenta, ¿qué hay que hacer para ser trader? Ya os avisamos hace tiempo de la existencia de títulos oficiales de analista de mercados, pero hay más cosas a tener en cuenta:

  • Lo primero, evidentemente, es estudiar economía y ser bueno en ello. Se necesitan conocimientos de econometría, álgebra o cálculo, entre otras disciplinas muy de números. Los de letras puras, abstenerse.
  • Autodidacta: la mejor forma (o al menos la más barata) de iniciarse en el mundo del movimiento de dinero a futuro es conseguir manejar una pequeña cartera, los ahorrillos, de algún familiar, amigo o vecinos. Si somos buenos, el dinero fluirá y el boca a oreja nos asegurará el éxito en forma de nuevos clientes. Buena parte de los traders son autónomos. De hecho, quienes son capaces de sacar más de un 50% de rendimiento al capital invertido no suelen necesitar entrar en una gran firma, viven holgadamente con sus beneficios.
  • Salto a una mesa de trading: en tu CV deben entrar todos estos trabajillos de freelance, por muy ridículos que parezcan, siempre que hayamos conseguido beneficios. Una vez echados los currículums en todos los brokers que podamos y recibidas las llamadas correspondientes para entrevista, lo mejor es que nos ofrezcamos para un periodo de prueba gratuito. El mundo de los becarios no es habitual entre los traders y rabajar un trimestre sin sueldo no es algo a lo que esté dispuesta mucha gente, y en el peor de los casos nos llevaremos una valiosa experiencia. Un ejemplo de brokerhouse es Hanseatic, echar un ojo a su web sirve para hacerse una idea de lo que se suele pedir en este mundillo.
  • Vivir de las comisiones: en contra de lo que mucha gente cree, los traders no tienen sueldos desorbitados, sino más bien modestos. El negocio está en ser bueno y vivir de las jugosas comisiones que recibiremos por hacer ganar dinero a nuestros clientes (y jefes).
  • Forex es el mercado soñado, y la city de Londres el lugar perfecto, así que el inglés es imprescindible para avanzar en este mundo.
  • Teorías propias: el trader no se mueve por corazonadas (al menos casi nunca…) sino por estrategias, por teoremas aplicados. Si eres capaz de estudiar el mercado y hallar una teoría nueva que amplía el margen de beneficios, paténtala ofreciéndola a una gran mesa de trading. Tendrás el éxito asegurado.