Trabajar en una ONG: una oportunidad de trabajar y de ayudar

Una ONG (Organización No Gubernamental) siempre la hemos visto (por lo menos yo), como un lugar donde colaboran voluntarios o donde simplemente se da dinero para enviarlo a otros países.

Una ONG (Organización No Gubernamental) siempre la hemos visto (por lo menos yo), como un lugar donde colaboran voluntarios o donde simplemente se da dinero para enviarlo a otros países.

Sin dejar de ser cierto todo esto (el dinero y los voluntarios), también es cierto que hay gente que ‘trabaja’ para las ONG: médicos, administrativos, ingenieros…que colaborar con estas organizaciones y cobran por ello; evidentemente cualquiera no puede (o no quiere) colaborar con este tipo de Organizaciones porque es cierto que es un trabajo más duro de lo normal y para el que hay que hacer bastantes sacrificios.

Viajar a otro país, estar desplazado durante meses, convivir con situaciones muy duras (de hambruna, catástrofes, accidentes, miseria…) y, nos guste o no, muchos no estamos preparados ni siquiera para ver este tipo de cosas y poder ‘vivir’ con ello; pero las ONG no solo necesitan voluntarios que puedan ir unas semanas o meses a colaborar; necesitan gente que colabore con ellos periodos largos de tiempo, que coordine a los voluntarios, que trabaje al 100% con la ONG…y son puestos de trabajo remunerados.

De partida es importante conocer que, además de querer un trabajo es vital saber que la vocación por ayudar a los demás es un requisito indispensable y que no será un trabajo en el que lograrás hacer una fortuna (o no debería ser esa tu mentalidad ni lo será el de la ONG: con lo que les cuesta conseguir cada euro, y con la crisis más, no están dispuestos a ‘regalarlos’, sino a exprimirlos hasta el final).

Puedes trabajar en Médicos Sin Fronteras, en la Fundación Vicente Ferrer o en Ayuda en Acción, entre muchas otras.