Cómo prevenir los fraudes electrónicos más comunes

Es tan difícil ahorrar dinero como fácil perderlo por culpa de un fraude electrónico. El primer paso para prevenirlo es saber lo que hay, y actuar en consecuencia.

Es tan difícil ahorrar dinero como fácil perderlo por culpa de un fraude electrónico. El primer paso para prevenirlo es saber lo que hay, y actuar en consecuencia.

De golfos está el mundo lleno. Esta frase, posiblemente pronunciada por todas las abuelas del mundo a la hora de aconsejar a sus nietos (y sobre todo nietas) es más verídica que nunca si al dinero nos referimos. Y si al dinero le unimos la tecnología, Internet y demás avances, el peligro acecha tras cada esquina, o tras cada click de ratón. Empecemos por definir fraude bancario (electrónico en todo caso) como la obtención de dinero, datos monetarios o información personal asociada a una entidad financiera por métodos fraudulentos y/o sin consentimiento del titular de dicho dinero, datos o información. Como decimos, la inmensa mayoría hoy son electrónicos, entre los que se encuentran:

  • Fraudes en cajeros automáticos: pescadores (shutter), trabajadores estafadores en la puerta. Básicamente, todas consisten en piratear el cajero para robar contraseñas cortas de tarjetas de crédito o datos de cuentas corrientes.
  • Fraudes en Internet: phising (el más común, obtención de contraseñas privadas), vishing (correos electrónicos fraudulentos para robar datos), smishing (obtención de contraseñas mediante el pirateo de aplicaciones para móviles), scam, pharming.
  • Fraudes con tarjeta de crédito: skimming (clonación).

Ante tal gama de delitos (porque todos son delitos, con penas de cárcel si se demuestran) lo más importante es la prudencia, pero además hay otro tipo de medidas a tener en cuenta aconsejadas desde la OCU:

  • Solo instalar software financiero descargado desde la propia página del banco.
  • No entrar en nuestras cuentas corrientes desde otros ordenadores que no sean el nuestro personal.
  • Comprobar siempre que al entrar en la página de nuestro banco la dirección viene precedida de un código HTTPS (la S es de seguridad, sitio seguro).
  • Nunca dar datos personales por teléfono, fax o mail, las entidades bancarias no lo hacen nunca, siempre se lo requerirán por escrito y firmado.