IRS nuevo índice para hipotecas, sustitución del Euribor

Para todos aquellos que se echan a temblar cada vez que escuchan la palabra Euribor, ahora pueden empezar a temblar cuando oigan otra: Interest Rate Swap.

Para todos aquellos que se echan a temblar cada vez que escuchan la palabra Euribor, ahora pueden empezar a temblar cuando oigan otra: Interest Rate Swap.

Desde tiempos inmemoriales, o al menos desde que somos Europa, Euribor es una de esas palabras que dan miedo. Básicamente es porque las hipotecas de todo hijo de vecino está sujeta a la deriva de este índice de préstamos de dinero entre bancos europeos. Hay otros, como el londinense Libor, pero a casi nadie le importa. Pues esto ya ha empezado a cambiar, aunque tampoco parece haber creado mucho revuelo. Aquí estamos los ninja para poneros sobre la pista.

La nueva opción se llama IRS o Interest Rate Swap (Permuta de Tipos de Interés) y es a 5 años y consiste en una media del mercado de futuros sobre tipos a ese plazo de 5 años. Se supone que creará mayor estabilidad al ser a mayor plazo que el Euribor, el problema es que este nuevo índice también fluctúa diariamente, lo que hace que evolucione de forma muy pareja al Euribor. De hecho, hoy está en el 1,49% muy cerca uno de otro, pues el clásico Euribor está en 1,33%.

No estamos ante un tipo de interés nuevo, no se ha creado ni inventado nada, simplemente ahora se puede (y ya se hace) ligar los créditos hipotecarios a este nuevo índice, el IRS, en vez de hacerlo al Euribor. ¿Son buenas noticias? Quizá no tanto, pues si atendemos a la historia, desde el año 2000 el IRS está en una media del 3,7% aproximadamente, mientras el sempiterno Euribor se ha manejado en este tiempo en una media menor al 3,1%. Tanto los máximos como los mínimos, del entorno del 5,8% y del 1,4% respectivamente en el caso del IRS, también son ligeramente superiores al Euribor en este tiempo. La única forma de que este índice efectivamente trajera mayor estabilidad sería que se revisara cada 5 años, y no cada año como se hace con las hipotecas fijadas al Euribor, pero eso a día de hoy no pasa (también se firman hipotecas con revisiones semestrales o anuales) y parece que no pasará. Por otro lado, todos sabemos que la hipoteca al final depende más del diferencial que nos imponga el banco por un lado y de los suelos mínimos en que ya no importa el Euribor, por otro.