Salida del euro de Grecia y consecuencias para España

La salida del euro de Grecia era tan impensable hace poco como probable a día de hoy. El resto de países europeos ya están haciendo cuentas temiéndose lo peor.

La salida del euro de Grecia era tan impensable hace poco como probable a día de hoy. El resto de países europeos ya están haciendo cuentas temiéndose lo peor.

Lo dijo Krugman hace un par de semanas y muchos le tacharon de exagerado. Pero nosotros ya os lo venimos contando desde hace tiempo y la situación sigue tan inmutable que ni la foto cambia… Algunos otros menos importantes y famosos lo llevan diciendo meses y nadie les hacía ni caso. Pero día a día parece una opción más que factible: Grecia celebra elecciones (de nuevo) el próximo 17 de junio, y si la izquierda (partido Siriza) gana como parece probable, en su programa lleva una serie de medidas que llevarían al país a la salida del euro sí o sí. Veamos la sucesión de acontecimientos para que no nos pille de sorpresa:

  1. Siriza gana las elecciones (con suficiente margen para formar gobienro con ellos al mando).
  2. Dice no querer salirse del euro (no quiere ser el malo de la película).
  3. Declaran una moratoria unilateral de la deuda griega.
  4. No firman el programa de rescate (el segundo) de la Troika (FMI, Banco Mundial y Unión Europea).
  5. Reunión (ordinaria en junio, ya prevista) de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE para trazar un plan de salida ordenado del euro de Grecia.
  6. Votación necesaria en el seno del Banco Central para sacar a Grecia el sistema de pagos Target 2 (siendo muy escuetos, el sistema de pagos con euros). Se necesitaría una mayoría de 2/3, pero estaría asegurada dada la gravedad de la situación.
  7. Grecia sale del sistema de pagos europeo y el resto de países no aceptarían tratos con euros con Grecia.
  8. De facto, los euros griegos no tendrían valor.
  9. Grecia tendría que imprimir su propia moneda, volvería al dracma.
  10. ¡Catástrofe financiera mundial!

Y ahora vamos a la parte 2, la más importante para nosotros: ¿en qué afectaría al resto, sobre todo a España? La primera reacción es indudable, y consiste en una devaluación brusca del euro, pero muchos expertos dicen que a unas primeras semanas de dolor financiero le seguiría una estabilización de la moneda única, habiendose quitado ‘la parte que le hacía daño’, o sea Grecia. Todos los países de la eurozona verían rebajado su PIB del primer año, se calcula que en el caso español podría suponer una contracción en torno al 1%, pero posteriormente también vendrían las buenas noticias en forma de mayor competitividad en la eurozona y mejores cifras para nuestra deuda soberana al reducirse las incertidumbres. Pero también hay una posibilidad B: que España fuera el próximo objetivo de los mercados al caer Grecia…