Economía social en España: qué es y qué ventajas tiene

Si oyes hablar por primera vez de Economía Social, lo más probable es que pienses que es algo que tiene relación con empresas de inserción social o con empresas relacionadas con ONG.

Si oyes hablar por primera vez de Economía Social, lo más probable es que pienses que es algo que tiene relación con empresas de inserción social o con empresas relacionadas con ONG.

Y la verdad es que es exactamente eso: si investigas un poco ves que la definición de Economía Social, Empresas Sociales, etc…es un poco general y agrupa varias aspectos diferenciados, aunque en todos los casos se deja claro que no tiene nada que ver con las empresas públicas ni con las empresas privadas; se define como un camino intermedio.

Entendido las empresas públicas cuyo objetivo principal es dar un servicio al ciudadano (con capital y gestión pública) y las empresas privadas cuyo objetivo principal es ganar dinero, las economía social se basa en que los propios trabajadores de las empresas son los ‘dueños’ de las mismas (no son solo trabajadores o solo ‘accionistas’), y que en las decisiones de la empresa intervienen todos los trabajadores con su voto.

Un ejemplo muy común (y arraigado en nuestro país) con el que entender este concepto, son las cooperativas: uniones de trabajadores para crear una empresa ‘más grande’ que defienda unos intereses comunes y les permita tener más fuerza en el mercado.

Como parte de las empresas sociales se entiende que, además, su principal objetivo no es ganar dinero (o no el único), sino también dar trabajo a personas o sectores con más problemas para encontrarlo, colaborar en temas sociales, medioambientales…aspectos que también pueden aplicarse en algunas empresas de economía social.