Mi empresa me paga tarde la nómina: ¿es legal? ¿qué puedo hacer?.

Conozco mucha gente que en su empresa, actualmente, les pagan siempre tarde: a veces el día 3, otras el 6, otras el 10…hay de todo; mucha gente les dice que no pueden quejarse.

Conozco mucha gente que en su empresa, actualmente, les pagan siempre tarde: a veces el día 3, otras el 6, otras el 10…hay de todo; mucha gente les dice que no pueden quejarse.

En parte, por la crisis, no puedes quejarte porque sabes que tienes suerte (aunque no me gusta llamarlo suerte, porque los que tienen trabajo, muchas veces, lo mantienen con mucho esfuerzo y sacrificio…aunque, hoy en día, también hace falta la suerte) de tener un trabajo y, además, que te paguen (hay gente que no cobra); pero no deja de ser cierto que a ti, a final de mes, te llegan todas las facturas y la hipoteca y esos no esperan a ver si tienes dinero o no, esos cobran….y si no tienes dinero para pagarles, tienes otro problema.

Pero ¿puede la empresa pagarme siempre tarde?, ¿no puedo hacer nada?. Pues la empresa no puede pagarte tarde: el Estatuto del Trabajador recoge que la empresa debe pagarte entre el día 1 y el 5 del mes vencido, aunque muchos convenios mejoran este plazo, debiéndose haber cobrado el día 1 del mes siguiente, sin falta.

Si no cobras en la fecha estipulada, en teoría, la empresa está obligada a pagarte intereses por el retraso, que corresponde al 10% anual por cada día de retraso; te lo explico con un ejemplo: imagina que cobras 1000 euros al mes y la empresa te paga 10 días tarde; un 10% anual son 100 €, pero como es anual, se divide entre 365, es decir, 0,27 euros por día de retraso, que al cambio son 2,7 € por los 10 días de retraso; otros convenios mejoran estos porcentajes.

Como te comento, eso es lo que indica la ley; otra cosa es que la gente esté dispuesta a enfrentarse a su empresa y que, bien por miedo a ser despedido o bien por comprensión (que la empresa tampoco lo esté pasando bien en estos tiempos), decidan no quejarse.

En el caso más extremo, sobretodo si es una actitud que se repite cada mes, además de acudir a tus representantes dentro de la empresa, puedes acudir a un sindicato o pedir una inspección laboral de tu empresa.