¿Qué es la banca ética? Inversión segura y solidaria

Otro tipo de banca es posible. Cuando todos parecen señalar a las entidades financieras como las culpables de la crisis, hay iniciativas justas que velan por la economía real.

Otro tipo de banca es posible. Cuando todos parecen señalar a las entidades financieras como las culpables de la crisis, hay iniciativas justas que velan por la economía real.

La economía española en particular, la europea en general y para qué engañarnos, la del mundo mundial, está atravesando su peor momento desde el crack del 29. Y eso asusta. Dicen que la raíz de esta crisis está en la especulación bancaria que se ha hecho norma en los últimos años. Si esto es así, ¿por qué no apostar por otro tipo de finanzas? Tanto por el bien de nuestro dinero, pues ganaremos en seguridad, como por el bien de la economía, pues rebajaremos la presión especulativa que tanto daño está haciendo.

Para empezar, definamos banca ética (también llamada social, cooperativa o ciudadana):

  • No se mueven (al menos no solo) por el máximo beneficio en sus inversiones.
  • Fuerte inversión en economía real, dejando de lado los mercados financieros mundiales.
  • Organización interna de modelo cooperativo.

Suelen ser entidades de pequeño o mediano tamaño dirigidas por ciudadanos de a pie, no por banqueros de carrera, y que se dedican a financiar, a dar crédito, más que a invertir en bolsa o deuda soberana. Su objetivo principal es aquel que debería ser para todos los bancos: ayudar a la población a sacar adelante sus proyectos, ya sean familiares o empresariales. Para ello, su piedra filosofal es la transparencia: en todo momento sabremos dónde y para qué se está utilizando el dinero que prestemos a la entidad. Las microfinanzas, por tanto, los pequeños préstamos, son su especialidad, y pueden hacer que nuestros ahorro sirvan, de verdad, para mejorar la situación del país. Todas las entidades de este tipo con repercusión (aconsejables) están sometidas al control del Banco de España como cualquier otro banco, y entre los más conocidos en España hay nombres como: