¿Qué ocurrirá con mi empleada del hogar a partir del 1 de julio?

Casi coincidiendo con el fin del plazo para presentar la declaración de la renta de este año, se termina el plazo para dar de alta a tu empleada del hogar en la Seguridad Social.

Casi coincidiendo con el fin del plazo para presentar la declaración de la renta de este año, se termina el plazo para dar de alta a tu empleada del hogar en la Seguridad Social.

En julio del año pasado te avisamos que el gobierno tenía previsto que las empleadas del hogar estuvieran dadas de alta en la Seguridad Social ‘por defecto’ (es decir, algunas ya lo estaban, pero no era lo habitual).

El plazo empezó el 1 de enero de este año y termina el próximo 30 de junio, pero la verdad es que las dudas para darla de alta eran muchas y yo creo que lo siguen siendo: por ejemplo, ¿qué quiere decir que el plazo termina el 30 de junio? ¿y si yo contrato a alguien el 15 de julio? ¿la podré dar de alta, no?.

Sabiendo el Gobierno que este tema es complicado y que afecta a millones de personas en nuestro país (tanto empleadas como familias que van a pasar a ser ‘empresarios’), se creó una web en la que intentaban explicar en qué consiste todo el proceso y así aclarar la dudas más frecuentes.

Preguntas cómo las formas de contrato, los tiempos de contratación, las retribuciones o lo que más nos preocupa, las posibles sanciones, se han intentado explicar de la manera más sencilla posible…Pero digo lo mismo que decía con la Renta, con el DNI Electrónico, con el crear una empresa y con gran parte de la burocracia de este país: o hacen este tipo de cosas mucho más sencillas y que no ocupen más de un folio, o es totalmente imposible que la gente pueda hacer este tipo de cosas.

Para mi, todo este proceso es demasiado complicado para que una persona ‘cualquiera’ en España se meta en semejante ‘fregado’ (nunca mejor dicho) y creo que no lo han explicado bien: no imagino a mi abuela apuntando en la seguridad social a una chica que va a ayudarle una vez por semana…bueno, ni a mi mismo me veo haciéndolo (y eso que no viene nadie a ayudarme).