Sacar rentabilidad a nuestro dinero con bonos para particulares

Bonos. Hasta ahora era una palabra exclusivamente asociada a los países en el imaginario colectivo. Ahora los bancos se unen a la emisión para particulares ante las restricciones en los depósitos.

Bonos. Hasta ahora era una palabra exclusivamente asociada a los países en el imaginario colectivo. Ahora los bancos se unen a la emisión para particulares ante las restricciones en los depósitos.

Los bancos siguen necesitando liquidez, y ya no la pueden conseguir a través de los superdepósitos, dada la penalización que desde el Gobierno (y Banco de España) se impone a las entidades financieras. También los pagarés, la otra gran opción para captar dinero líquido a cambio de rentabilidad para el cliente, está de capa caída por las nuevas imposiciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Con este desolador panorama… ¿Qué queda? Los bonos para particulares. La rentabilidad de estos bonos es siempre mayor que la de los depósitos, lo cual a todos luces quiere decir que su riesgo también es mayor, pero aún así pueden ser una opción muy a tener en cuenta. No confundir con bonos del Estado, que es deuda soberana.

Esta nueva idea es tan sencilla como positiva:

  • CaixaBank: bonos simples al 5% de rentabilidad. Bonos subordinados a 5 años de plazo y 7,71% de rentabilidad.
  • Banco Popular: bonos subordinados al 8,5% de rentabilidad.
  • Banco Sabadell: bonos simples al 4,5% de interés.

Conviene saber que los bonos no tienen nada que ver con las odiadas participaciones preferentes, y que por lo tanto no hay riesgo de encontrarnos con nuestros ahorros congelados (no son capital, cosa que sí son las preferentes aunque no se diga más que en la letra pequeña). Tampoco hay que olvidar no obstante que los bonos no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos, y que por lo tanto si el banco en cuestión quiebra, nadie se preocupará por nuestro dinero. Pero si Bankia estaba tan mal como dicen y no se le ha dejado caer…

Por otro lado, y teniendo en cuenta un aspecto más técnico, cuentan los periódicos color salmón que el BCE ha llevado a cabo en las últimas semanas y probablemente volverá a llevar a cabo en breve operaciones de compra de bonos en bancos españoles. Esto quiere decir que ya no necesitarán tanto nuestro dinero, por lo que podemos presagiar (con margen de error, por supuesto) que los bonos para particulares pueden empezar a ver bajar su rentabilidad.