Subida del IVA en 2012 y actividad económica

Nos van a subir el IVA. En todos los tramos. Europa lo exige y así habremos de hacerlo pero, ¿qué efectos tiene la subida de impuestos en el consumo y la recaudación?

Nos van a subir el IVA. En todos los tramos. Europa lo exige y así habremos de hacerlo pero, ¿qué efectos tiene la subida de impuestos en el consumo y la recaudación?

Desde Europa ya hace meses que se escucha el runrún: España debe subir el Impuesto sobre el Valor Añadido, más conocido como IVA. Mirando los datos pueden tener razón, pues España es uno de los países de la Unión Europea con las tasas de impuestos indirectos (sobre el consumo) menos gravosas, con el IVA más bajo por tanto, pero lo que se comenta menos es que lo que pagamos por impuestos directos (sobre la riqueza) como la Renta es de los más elevados de la región. Sea como fuere, mejor será irnos preparando para la subida.

Se habla entre bambalinas de una subida que se anunciará antes del veraniego mes de agosto en caso de urgente necesidad o inmediatamente después de las vacaciones si no fuera tanta la urgencia. En todo caso se establecería un aumento para el tramo superreducido, el que grava alimentos básicos o transportes por ser bienes de primera necesidad, del 4% actual al 6-8%. Por otro lado, se acabaría con el tramo reducido, actualmente en el 8%, para equipararlo al tramo normal, ahora en el 18%. Finalmente, se habla de que el tramo normal, el más gravoso, podría aumentar entre 2 y 3 puntos porcentuales, situándose en el entorno del 21%, cifra media de este impuesto en el resto de la zona euro.

El problema de esta subida no es solo que a nadie le guste pagar más por el mismo producto, sino que además puede ser contraproducente. El objetivo es recaudar más para reducir el déficit de las cuentas públicas, pero para recaudar más con mayores impuestos debería mantenerse el consumo, cosa que no parece fácil. ¿Por qué? Porque las clases media baja y baja dedican la mayor parte de sus ingresos a compras, no pudiendo ahorrar ni invertir, y esto hará no que consuman más, sino menos, simplemente porque no tienen más dinero para gastar. Por otro lado, las subidas de IVA suelen pagarlas en buena medida las propias empresas, manteniendo los precios o subiéndolos por debajo de la subida del impuesto. Esto hará que las empresas, ya de por sí en situación delicada cuando no desesperada, lo tengan más difícil para crecer y crear empleo, llegando por tanto menos dinero a los consumidores en forma de salarios. Dado que Europa parece que aconseja pero en realidad obliga, solo es cuestión de tiempo ver una nueva subida de impuestos. Otra cosa es que ésta traiga nada positivo.