Trabajo de periodista, empleos en Londres

Ser periodista y trabajar de ello es un lujo en España, pero no tiene porqué ser así. Si tenemos ganas y valentía, hay un trabajo esperándonos ahí fuera.

Ser periodista y trabajar de ello es un lujo en España, pero no tiene porqué ser así. Si tenemos ganas y valentía, hay un trabajo esperándonos ahí fuera.

En el periodismo se juntan actualmente dos crisis. Por un lado la crisis general, la que nos afecta a todos, y que está hundiendo también a los medios de comunicación. Y por otro lado la crisis del papel, que es así conocida pero en realidad no solo es crisis de los medios impresos, sino de todos los medios tradicionales, sean periódicos, revistas, radios e incluso televisión. Por ello, se calcula que 3 de cada 10 profesionales de la comunicación han perdido su trabajo desde que empezó la crisis, y más de la mitad de los que siguen trabajando lo hacen en condiciones de subempleo, sin sueldos dignos ni posibilidades de futuro. ¿Eso es así en todo el mundo? Definitivamente, no. En el paraíso del periodismo, cuna de algunos de los medios más prestigiosos del mundo, el panorama es muy diferente. Dale una oportunidad a Londres. Ya os lo hemos aconsejado otras veces, el trabajo está ahí fuera.

Dos condiciones son imprescindibles: la primera saber inglés de verdad, nada del medio-alto típico de los CV españoles. El diploma Proficiency de Cambridge puede ser nuestra mejor carta de presentación, pero también podemos ir abriéndonos camino con un Advanced de Cambridge (el escalón inferior) o con un Toefl (si bien este es más orientado a la empresa y universidad americana) con nota del cuarto superior. El segundo requisito imprescindible es tener estudios en comunicación. Si somos periodistas, tendremos un primer camino abierto, todo lo contrario que en España.

Una vez sabido esto, toca cambiar el chip: en Londres, como debería pasar con cualquier otro medio de comunicación en cualquier parte del mundo, se prima la experiencia, el demostrar que tenemos ganas. Y para eso Londres es el paraíso por la simple razón de que está lleno de pequeñas revistas locales, incluso de barrio, y canales de televisión local ávidos de gente diferente para sus plantillas. El camino es simple: buscar en la calle, en el FM y en el dial de nuestra televisión, apuntar direcciones de editores y echar currículums a todos los medios de pequeño nivel que encontremos. De alguno nos van a llamar seguro. Una vez dentro del circuito, solo tenemos que demostrar dinamismo. Las oportunidades de mayor nivel están a la vuelta de la esquina. Quizá no terminemos trabajando para Bloomberg o The Economist, pero el hecho de tener los tótems del periodismo tan cerca, hacen que Londres conserve esa pasión por el periodismo de toda la vida. Y como último consejo: huir de la prensa sensacionalista. En Londres la hay a patadas, pero una experiencia en uno de estos medios nos cerrará las puertas con toda probabilidad de los medios serios.