Cambios en la legislación sobre vivienda, IVA y deducciones

La compra de una vivienda es la decisión económica más importante de nuestras vidas, y los cambios tributarios la complican enormemente. Tomemos nota de los últimos cambios.

La compra de una vivienda es la decisión económica más importante de nuestras vidas, y los cambios tributarios la complican enormemente. Tomemos nota de los últimos cambios.

El último paquete de medidas de ajuste anunciado por el gobierno, es decir, de recortes, ha traído consigo un lío de considerables dimensiones en muchos campos, pero quizá los más afectados sean los de los coches y la vivienda, dado que su alto precio hace que la variación al cambiar su tributación y condiciones se note sobre manera. Así las cosas, hemos de tomar nota de varios cambios sustanciales y poco explicados en los medios de comunicación sobre cómo afecta todo esto a la compra de viviendas:

  • Caída interanual del 8,3% hecha pública hace poco, lo que demuestra que el metro cuadrado sigue bajando. Hasta cuando, he ahí la incógnita. Se trata de la mayor bajada de la historia, mayor incluso que la que se produjo en 2008-2009, en pleno pinchazo inmobiliario.
  • Eliminación de la deducción en el IRPF por compra de vivienda a partir de 2013. Es decir, que quienes no compren antes de fin de año no podrán deducirse nada por esa compra. El cambio es relativo, pues en todo caso la deducción será por un año, 2012, y la hipoteca seguramente la pagaremos en 10, 20 o hasta 30 años.
  • Aumento del IVA en un 150%. Así, como suena, porque pasa del tipo superreducido anteiror, del 4%, al tramo reducido actual, del 10%. Es decir, más del doble. Esto elevará la factura en muchos miles de euros para el comprador, pues el vendedor apenas suele asumir estos aumentos en el mercado inmobiliario (de hecho los precios a menudo se anuncian sin IVA, en neto).
  • El Euribor es el otro indicador a tener en cuenta, pues está en mínimos históricos que le acercan al 1%, lo cual puede mitigar esta subida del IVA si sigue así durante los próximos meses (que se da por hecho) y años (ya no está tan claro).

Con este panorama, los expertos hablan de una subida de precios hacia final de año para aprovecharse de los compradores que quieran deducirse el IRPF y no pagar el aumento del IVA, pues ambas medidas entran en vigor el 1 de enero. Una vez llegados a esa fecha, calma, los precios deberían bajar algo para mitigar el parón en las ventas. Veremos.