¿Cómo aprovechar a un becario? Rentabilizar unas prácticas

Ser becario es positivo para quien ejerce, pero también debe serlo para la empresa. Tener clara la legislación vigente y lo que puede ofrecernos la persona que pasará con nosotros el verano es clave.

Ser becario es positivo para quien ejerce, pero también debe serlo para la empresa. Tener clara la legislación vigente y lo que puede ofrecernos la persona que pasará con nosotros el verano es clave.

Con la llegada del verano, llega un aumento considerable en muchas plantillas laborales. La razón no es que con los calores a los jefes les dé por contratar a diestro y siniestro, sino que con la llegada de las vacaciones de verano los estudiantes de formación profesional y universitarios se lanzan a tener sus primeras experiencias laborales, ahora muy reguladas, a través de la figura del becario. Lamentablemente, en la mayoría de los casos ni se logra motivar al trabajador en prácticas ni se consigue que éste aporte todo lo que podría a la empresa.

¿Qué tiene de bueno para la empresa? Además de tener un trabajador a media jornada (por ley) poco o nada remunerado, la empresa identifica currículums, investiga el mercado, capta talento y lo utiliza como vía de reclutamiento.

¿Qué tiene de bueno para el becario? Currículum y experiencia laboral sin la presión de un contrato como tal además de empezar a forjarse una agenda de contactos que puede ser muy útil en un futuro.

Según distintas empresas de empleo temporal, normalmente donde acaban los currículums de los becarios una vez terminan las prácticas, hay varios consejos a tener en cuenta para sacar el máximo partido a esta figura:

  • Becario no es igual a chico para todo: cada uno debe tener unas tareas claras asignadas, unos tiempos de ejecución y alguien que supervise y califique ese trabajo. De lo contrario, será una pérdida de tiempo para el becario y para la empresa.
  • Preguntar, no solo ordenar: el becario, además de estar en una franja de edad diferente al resto de la plantilla y por tanto con un punto de vista poco común en la empresa, ve la empresa desde fuera, por lo que puede aportar opiniones frescas a tener en cuenta.
  • Ajustar currículum y tareas: si alguien viene de comunicación, a eso debe dedicarse, igual que si viene de derecho o economía, por ejemplo. Todo lo que se salga de su campo educativo serán tareas no motivantes y ralentizarán a la empresa.
  • El Real Decreto 1707/2011 y el Convenio de Cooperación Educativa son las bases legales para los becarios. Debe tener un tutor pendiente, ser evaluado y generar un informe final.
  • Además, hay que tener en cuenta que si las prácticas son remuneradas, el becario ha de ser dado de alta en la Seguridad Social, con su régimen específico (no genera derecho a paro pero sí atención sanitaria completa).