Ahorrar para la jubilación, trucos para preparar la retirada

La jubilación empieza con el trabajo, o mejor dicho, la buena jubilación empieza con el trabajador previsor. No corren buenos tiempos para tener asegurado el futuro, así que hay que tomar medidas.

La jubilación empieza con el trabajo, o mejor dicho, la buena jubilación empieza con el trabajador previsor. No corren buenos tiempos para tener asegurado el futuro, así que hay que tomar medidas.

Quizá seas joven, y viendo el título de este post hayas pensado que no es para ti. Error. Tal vez seas ya adulto pero tengas una buena pensión pública asegurada a día de hoy para cuando te jubiles, por lo que también hayas creído que este post no era para ti. Error. Por un lado, la jubilación hay que empezar a prepararla poco a poco, desde mucho tiempo antes, y por otro el sistema de pensiones actual dicen que es insostenible, y por lo tanto lo mejor será empezar a prepararnos para cuando no tengamos empleo desde el ámbito personal.

Algunos consejos ineludibles para triunfar, o al menos descansar, más allá de los 65, digo 67, digo 70… Cuando te jubiles, paso a paso:

  1. Planificar a largo plazo: debemos ir pensando qué jubilación queremos. No es lo mismo el que piensa seguir viviendo toda su vida donde vive ahora que el que tiene pensado volver a su tierra natal, o el que quiere dar la vuelta al mundo cuando se jubile. Esa primera elección marcará nuestras necesidades futuras.
  2. Calcule el nivel de vida: haciendo números, es fácil saber qué nivel de vida tenemos actualmente, es decir, qué nivel de gastos e ingresos. Con esos datos en la mano, ya podremos saber cuánto necesitaremos al jubilarnos, haciendo una estimación de edad de los hijos si los hubiera, deudas ya satisfechas para entonces, etc.
  3. Sumar y restar: de lo que pensamos que vamos a necesitar, habrá que restar lo que pensamos que vamos a cobrar en concepto de jubilación o plan de pensiones privado. La diferencia será nuestra necesidad de ahorro, pero insistimos en que las pensiones públicas no están garantizadas para dentro de unas décadas a día de hoy, por lo que conviene ser conservador.
  4. Planes de pensiones: como su propio nombre indica, es la mejor opción de ahorro para nuestra jubilación. Una vez que sabemos cuánto queremos tener y cuándo, ya podemos planificar cuánto debemos ingresar año a año.

Los seguros de vida son otra buena idea, pero como da yuyu solo hablar de ellos, mejor dejémoslo para otro post.