Cómo negociar un ERE de forma individual

Si pende sobre nuestra cabeza un Expediente de Regulación de Empleo, no podremos pedir condiciones particulares. Habrá que atenerse a lo que diga el ERE.

Si pende sobre nuestra cabeza un Expediente de Regulación de Empleo, no podremos pedir condiciones particulares. Habrá que atenerse a lo que diga el ERE.

Desde los inicios de la OTAN no se habían visto siglas que dieran tanto miedo: ERE. Más de moda que la Coca-Cola, los Expedientes de Regulación de Empleo, ERE’s, son el mayor quebradero de cabeza para muchos trabajadores. Y ya no solo porque pueda suponer nuestro despido, o en el mejor de los casos una reducción de sueldo considerable y probablemente inesperada, sino porque nos iguala a todos. Suele tratar a un gran número de empleados como iguales, cuando nuestra aportación y rendimiento no tiene porqué coincidir con el de nuestros compañeros. Esto, además de desmoralizar, es injusto.

Los ninja siempre estamos pegados a la actualidad, también legal, por lo que os advertimos: no es legal pactar despidos individuales fuera de un ERE cuando éste está en curso. Es decir, tanto si eres un trabajador que por tus circunstancias particulares te vendría mejor que te despidieran ya, sin esperar a que se negocie el Expediente de Regulación de Empleo, como si eres un empresario al que por cuestiones también particulares convendría despedir o cambiar las condiciones laborales de algún trabajador en concreto sin atenerse a lo negociado en el ERE, la respuesta es clara: no puedes hacerlo.

Las razones esgrimidas en la normativa son que estas negociaciones podrían torpedear la propia negociación mayor del ERE, sobre todo por debilitar la posición del sindicato negociador al contar con menor personal afectado por el ERE. Así, el empresario actuaría en fraude de ley si concediera condiciones específicas no pactadas en la mesa de negociación. ¿Soluciones? Pedir previamente a la oficialización del ERE (es decir, antes de empezar a negociarlo) ser despedido en el caso de que seamos trabajador o proponer a los trabajadores en cuestión nuevas condiciones de trabajo (o el despido) antes también del inicio de conversaciones sobre el ERE en caso de que seamos empresario.