Aplicaciones en la nube para pymes, empresarios y autónomos

Trabajar en la nube no significa ser azafato de vuelo. Significa tener a tu disposición todo lo necesario sin necesidad de almacerlo físicamente. Así de cómodo.

Trabajar en la nube no significa ser azafato de vuelo. Significa tener a tu disposición todo lo necesario sin necesidad de almacerlo físicamente. Así de cómodo.

Cada vez hay más gente convencida de las bondades de trabajar en la nube (cloud, según el término en inglés, más extendido): seguridad de no depender de un formato físico, regulación moderna del sector y rapidez y accesibilidad en los datos. Y cada vez hay más emprendedores que se han dado cuenta de que podían hacer negocio creando aplicaciones en la nube para trabajadores. Repasemos lo mejor que han sabido crear hasta hoy (preferimos no incluir el link, pues dependiendo del soporte desde el que trabajéis, sería uno u otro):

  • Fresh Books: creación, modificación y envío de facturas. Y totalmente gratis.
  • Constant Contact: marketing online. Encuentas, boletines, tendencias… Todo a distancia de un click.
  • Wevideo: para las necesidades urgentes en forma de videos. Permite editar, volcar y distribuir contenido audiovisual en tiempo real.
  • Slide Rocket: la versión en la nube del popularísimo Power Point, y el competidos del Keynote de Apple. Básicamente permite hacer lo mismo que estos dos archifamosos programas, pero en la red y sin necesidad de soporte de almacenaje físico.
  • Doodle: la aplicación para crear citas más famosa del mundo. Creas un grupo, haces la pregunta y la gente va opinando. Al final, la opción más recomendable saldrá elegida. O no.
  • Sales Force: es de pago por su complejidad. Lleva una relación de compras y ventas de nuestra pyme por nosotros, como una herramienta de contacto con nuestros clientes pero online.

Todos los campos de negocio y acción de nuestra compañía estarán bien cubiertos en la nube, solo hay que perderle el miedo.