Cómo bajar el sueldo sin variar el contrato

No por tener el mismo contrato vamos a cobrar lo mismo a final de cada mes. Puede parecer una contradicción, pero la letra pequeña no puede hacer perder poder adquisitivo.

No por tener el mismo contrato vamos a cobrar lo mismo a final de cada mes. Puede parecer una contradicción, pero la letra pequeña no puede hacer perder poder adquisitivo.

En tiempos de crisis, el ingenio se agudiza. Tanto para bien, como para mal. Para bien se agudiza cuando alquien crea, inventa, hace algo nuevo que permita un nuevo nicho de negocio. Malo (para el trabajador, aunque quizá bueno para la supervivencia) es cuando alquien inventa, repiensa fórmulas magistrales para ahorrar costes a costa de no negociar. Eso es precisamente lo que cada vez ocurre con más frecuencia en las empresas: ¿cómo es que cobro menos si mi jefe no me ha comentado nada? Y es legal…

  • Congelar sueldos: pocos contratos obligan en su letra pequeña a subir el sueldo año a año. Esto hace que congelar el salario, o subirlo por debajo del IPC (el coste de la vida, por así decirlo) hace que cobremos menos. Tenemos el mismo dinero, pero nos pedirán más por todo lo que queremos comprar con ese mismo dinero.
  • Reducción de jornada: en ocasiones se contempla la rebaja de horas (legal ante circustancias adversas en la producción). Esto hace que, aunque cobremos lo mismo por hora, y nuestro salario por tanto sea el mismo, a final de mes estemos mucho más apurados.
  • Eliminación de turnos: como lo anterior, pero a la inversa. Si no se renueva un turno cuando se acaba su trabajo, el resto de turnos pueden terminar por verse obligados a asumir un trabajo extra a realizar en las mismas horas, lo que supone que se trabaje más por lo mismo. Es decir, otra bajada de salario indirecta.
  • Recorte de beneficios: vistos a menudo como un plus, casi como un regalo, las ayudas de comedor, transporte o para los niños, a final de mes suponen un ahorro, por lo que verlas reducidas implica que nuestro sueldo, siendo el mismo, pase a cundir menos. También esta partida es eliminable de forma unilateral por la empresa.
  • Retribución flexible: para muchos, el futuro laboral. Para otros, la excusa del capitalista para forzar al trabajador. Sea como fuere, que el trabajador llegue a un acuerdo con su patrón para cobrar en diferentes formas y con diferentes cantidades según el mes parece la solución más justa a una serie de medidas que, no por parecen injustas, son ilegales. Y que se repetirán cada vez más.