¿Es peligroso tener el dinero en un banco en problemas?

Que un banco esté en situación delicada no tiene porqué repercutir en nuestros ahorros, siempre y cuando tengamos contratado un producto financiero respaldado por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Que un banco esté en situación delicada no tiene porqué repercutir en nuestros ahorros, siempre y cuando tengamos contratado un producto financiero respaldado por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Si ya desde hace meses las dudas se cernían sobre el sector financiero español con todo el lío de Bankia y la petición de rescate a Europa para nuestro sector bancario, la última auditoría hecha pública por Oliver Wyman no ha hecho más que empeorar las cosas. Señala con el dedo a los bancos que ya sabíamos que estaban mal para reiterar que, efectivamente, están muy mal, pero además señala a otras entidades que hasta ahora presumían de saneadas para hacernos ver que no, no están tan saneadas. Esto crea una psicosis que hace que el dinero huya de España, o más concretamente a entidades más saneadas, normalmente no españolas.

Primero, hagamos una lista de los bancos que van a necesitar ayuda, lo cual no quiere decir que estén en bancarrota, sino que tendrán que presentar más reservas, ser más fiables ante posibles turbulencias financieras:

  • Catalunya Bank.
  • Ibercaja + Caja3 + Liberbank (en proceso de fusión).
  • Mare Nostrum.
  • Bankia.
  • Banco Popular.
  • Banco de Valencia.

¿Qué debemos hacer si tenemos nuestros ahorros en estos bancos? Lo primero, no volvernos locos ni pesimistas sin motivo. Lo segundo, tomar ciertas precauciones lanzadas desde el Banco de España. Lo básico es no invertir en productos no garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Es decir, hasta 100.000 euros el Estado garantiza nuestros ahorros, si quebrara nuestro banco sería el Estado el que nos daría ese dinero, pero no es así con pagarés, acciones preferentes o bonos, por lo que es mejor olvidarnos de este tipo de productos emitidos por bancos señalados con el dedo. En definitiva, invertir en el FGD a través de un banco, pero que sea el FGD el que esté siempre detrás. Ya tenemos algo más que preguntar a nuestro comercial además del interés y el plazo.