Cómo exportar al extranjero siendo pyme

Ser pyme ya no es una excusa para no exportar. Cada vez se vende menos en casa, así que hemos de buscarnos la vida en otros mercados menos golpeados por la crisis.

Ser pyme ya no es una excusa para no exportar. Cada vez se vende menos en casa, así que hemos de buscarnos la vida en otros mercados menos golpeados por la crisis.

Como suele ser habitual en cualquier situación de crisis, y como se confirma crisis tras crisis en España, de los malos momentos económicos se sale con el mercado exterior. Es decir, cuando las cosas van mal, las familias se qudan sin dinero y dejan de gastar, por lo que el mercado interno se ralentiza. Para mantener el tipo, las empresas buscan vender los productos que ya no venden en casa en el exterior, buscan países con menos crisis donde puedan colocar su stock. Ya no es cuestión de grandes empresas, ahora también las pymes, ayudadas por el tirón de las grandes marcas españolas ya presentes en el extranjero, se ven tentadas y casi obligadas a salir al exterior. Pero, ¿cómo?

  • Apoyo profesional: acudir a instancias públicas expertas en empresa española en el exterior como el ICEX o el Acocex (Asociación Española de Consultores de Comercio Exterior) es la mejor idea antes de dar pasos en falso en solitario que nos puedan costar dinero y disgustos.
  • No precipitarse. Lo errores en export-import se pagan caro. Es mejor esperar al momento más oportuno y dejar de ganar algo de dinero en un primer momento que invertir para salir fuera y perder la inversión.
  • País a país: lo mejor es ir primero a un país seleccionado como objetivo prioritario en el que no vayamos a tener competencia de nivel y a partir de ese primer país ir saltando a sus vecinos. Ir a la vez en distintas regiones diferenciadas es tan complicado que mejor olvidarnos. Solo expandiendo nuestro círculo en una misma región podremos recoger frutos.
  • Apoyarse en el país de destino: cuanto más personal y gestiones tengamos delegadas en personal sobre el terreno, menos sorpresas y mayor rapidez lograremos. Pero para elegir partners de calidad, lo mejor es fiarse de otras empresas ya instaladas en el lugar de destino.
  • Ferias: imprescindibles para palpar el país de destino y hacer contactos. Si quieres exportar a China, por ejemplo, busca citas tanto chinas en España como españolas en China. Y viaja.
  • Costumbres y usos locales: tan evidente es que no se debe exportar jamón a Arabia Saudí como puede ser evidente lo contrario. ¿Buscamos un público local? Entonces sigamos a rajatabla sus costumbres. ¿Buscamos a un público expatriado? Entonces pensemos como occidentales.
  • Página web. Es la puerta de entrada global a nuestros productos para gente que nunca ha visto una tienda nuestra, ni nuestro logo. Ni que decir tiene que ha de estar traducida a los idiomas de los países donde vayamos a exportar.