¿Por qué las gasolineras libres son más baratas?

Aunque el 70% de las gasolineras de este país pertenecen a tres grandes marcas (Repsol (sobretodo), Cepsa y BP), existe un grupo de irreductibles gasolineras sin marca que resisten al invasor

Aunque el 70% de las gasolineras de este país pertenecen a tres grandes marcas (Repsol (sobretodo), Cepsa y BP), existe un grupo de irreductibles gasolineras sin marca que resisten al invasor

Ya hace unos años que hablamos de los operadores móviles virtuales, lo que querían hacer y las ventajas que podrían tener para todos que hubiera más competencia en nuestro país que las tres grandes; años después, aunque ha costado, todos hemos visto como los precios de la telefonía móvil han bajado drásticamente y no somos pocos los que estamos en operadores pequeños que nos ofrecen servicios y precios mejores (y que, por la competencia que suponen, han hecho que las grandes también tengan que mejorar sus precios y servicios). Todos contentos.

Esta estrategia de meter nuevos competidores en un sector ‘cerrado’ se ha intentado ampliar a otras áreas, como la electricidad (aunque con menos éxito) , la alimentación o los medicamentos (cada uno a su manera). En los combustibles también pasa.

Las gasolineras de marca blanca representan un 13% del mercado del combustible en España, aunque están creciendo; compran el combustible a las grandes marcas (el producto es el mismo) y lo venden más barato; ¿cómo es posible?. Pues igual que ocurre con los Operadores Móviles Virtuales, negocian paquetes de venta y unas condiciones que les permite vender a menor precio.

Imagina una gasolinera de una gran empresa, a modo de franquicia, el proveedor le exige una ubicación buena (es decir, céntrica, con mucho tráfico…en otras palabras, cara), le exige un pago a pocos días, le exige un beneficio determinado (es decir, el ‘franquiciado’ tiene que ganar y la proveedora también…y cubrir todos los gastos que tiene). Por ejemplo, un centro comercial, puede tener su propia gasolinera, ofreciendo descuentos a sus clientes, de manera que se asegure tener clientes que compren en sus tiendas y clientes que pongan gasolina en su gasolinera; una buena sinergia.

Con una gasolinera de marca blanca es más sencillo: se le exige un pago a más días, no se le ‘obliga’ a un consumo mínimo o una ubicación determinada, se fija él mismo su margen (que puede reducir a voluntad)…A igualdad de precios entre una gasolinera y otra, la de marca blanca tiene un margen de entre 5 y 10 céntimos para ‘jugar’, lo que permitiría al dueño bajar sus precios y ofrecer a sus clientes un ahorro considerable.

Te pongo un ejemplo: yo trabajo en un polígono industrial que está pegado a las salidas de la ciudad y, además, tiene un centro comercial cerca: entre unas cosas y otras, en una separación de pocos cientos de metros hay hasta 7 gasolineras, 4 de grandes marcas y 3 libres; sin exagerar, entre las de marca y las de marca libre llega a haber 5 céntimos de diferencia en gasolina y 9 céntimos en diesel (comparando el mismo día y el mismo producto), y están separadas unos 300 metros una de otra; lo que es cierto es que la de marca está situada a la vista y a la salida de la ciudad y la de marca blanca está dentro del polígono, menos visible.

Entre unas cosas y otras, nos beneficia que este tipo de gasolineras ‘aparezcan’.