¿Qué es un Plan de Previsión Asegurado (PPA)? ¿Es mejor que un plan de pensiones?

Los planes de pensiones asegurados son tan poco famosos como apetecibles para el ahorrador que busque desgravarse. Iremos informando sobre sus pros y contras poco a poco.

Los planes de pensiones asegurados son tan poco famosos como apetecibles para el ahorrador que busque desgravarse. Iremos informando sobre sus pros y contras poco a poco.

Diciembre es mes de ahorro, y no porque cobremos más, que eso de la paga extra cada vez es más un mito que una realidad, sino porque es la última oportunidad para desgravarnos en la Declaración de la Renta. De toda la vida, el clásico instrumento de ahorro a través de las desgravaciones ha sido el plan de pensiones, pero tiene un competidor más suculento pero menos famoso: los Planes de Previsión Asegurados o PPA, en lenguaje financiero.

Estos PPA consisten básicamente en planes de ahorro sustentados durante toda la vida laboral del contribuyente y que se sumarán al final de esa vida laboral (al jubilarse) a nuestra pensión correspondiente de la Seguridad Social (si aún la hubiese cuando nos jubilemos cada cual…). Hasta ahí, todo igual que un plan de pensiones convencional: ahorras año a año lo que quieras, y eso se va sumando y te lo dan cuando te jubiles. Pero los PPA tienen además una ventaja adicional: son un producto con rentabilidad asegurada, es decir, nos da intereses sí o sí. Esto es así básicamente porque la mutua o empresa con la que firmamos a de mantener durante toda la vida del producto, no tienen entidades depositarias. Como su propio nombre indica, son un seguro, por lo que nuestro banco o entidad financiera ha de garantizarnos un tipo de interés mínimo hasta el vencimiento del instrumento de ahorro (es decir, hasta que nos jubilemos). Como los planes de pensiones típicos, podemos optar por vencimiento por invalidez o fallecimiento (es decir, en caso de enfermedad grave o incluso en casos particulares por desempleo de larga duración, podemos vencer el plan y disponer de lo ahorrado).

Las desgravaciones de un plan de pensiones típico y de un PPA son iguales, y también en este caso podremos traspasar los ahorrado de un PPA a otro, es decir, si probamos con una entidad, mutua, banco, etc y no nos satisface, podemos probar con otra, y si esta vez damos en el clavo, pasar lo ahorrado en el PPA anterior a esta nueva y mejor opción. Hoy por hoy los planes de pensiones siguen siendo los produtos de esta familia más utilizados, pero los PPA son lo que más crecen, de forma exponencial teniendo en cuenta que fueron aprobados hace apenas una década. En todo caso, la clave estar en informarnos bien del nivel de rentabilidad del producto concreto.