Regalos por planes de pensiones, aportaciones y tributación

A nadie le amarga un dulce en forma de regalo, pero hemos de aceptarlo solo si no nos va a traer más disgustos que alegrías. Eso pasa también con los planes de pensiones.

A nadie le amarga un dulce en forma de regalo, pero hemos de aceptarlo solo si no nos va a traer más disgustos que alegrías. Eso pasa también con los planes de pensiones.

Será porque se acercan las navidades y es ahora cuando todos nos acordamos de abrir o aportar dinero a un plan de pensiones, pero lo cierto es que pocas son las entidades que se resisten a obsequiar con un regalo en especie a los que optan por su oferta en planes de pensiones. Por ejemplo…

  • Axa: 0,80% del importe aportado (ojo, esto se considera también a todas luces regalo en especie aunque no sea un objeto) y unos altavoces para iPhone/iPad (esto sí es un objeto en toda regla).
  • BBVA: bonificación del 4% del total aportado al contratar antes de fin de año. Bonificación record ahora mismo en el mercado.
  • Ibercaja: misma aportación, 4%, pero como ingreso en cuenta, además de una tarjeta regalo de 80 euros de lo más útil cara a Reyes y Papá Noel.

Hemos de tener en cuenta que todos esos detallitos en especie que nos dé el banco, mutua, aseguradora, etc,sí cuentan como una aportación al plan de pensiones (o PPA) en cuestión, pensando en el límite fiscal que recordemos que está actualmente en unos 24.000 euros anuales. También hemos de tener en cuenta que hay ampliación de ese límite (pues se favorecería el tercero, no el titular) en el caso de cónyuges a nuestro cargo que cobren menos de 8.000 euros al año o en el caso de discapacitados también a nuestro cargo. En cualquier caso, todo regalo que recibamos sí contará como aportación. Por ejemplo, si dejamos tirado a nuestro plan de pensiones anterior porque en tal otro plan de pensiones nos dan un regalito a cambio de irnos con ellos, ese regalo que nos han dado y cuesta X significará un aporte al plan de pensiones de valor exactamente X.