Se acabaron los pagos en efectivo de más de 2.500 euros.

El Gobierno ha aprobado la medida que prohíbe el hacer pagos de más de 2500 euros en metálico si en esta operación participa una empresa o un profesional (autónomo).

El Gobierno ha aprobado la medida que prohíbe el hacer pagos de más de 2500 euros en metálico si en esta operación participa una empresa o un profesional (autónomo).

Entre particulares, como es lógico, este tipo de operaciones seguirá pudiendo ser posible. El objetivo de esta medida es evitar que, con estas operaciones, se aproveche para blanquear dinero o para poner en circulación dinero negro, es decir, que no paga impuestos.

A partir de ahora, si tienes un gasto de más de 2.500 euros (una casa, coche, una reforma, un arreglo importante, una operación…) no podrás pagar en metálico, sino que deberás hacerlo de manera electrónica (pago con tarjeta, transferencia, etc…), de manera que conste, si o si, que ha habido un movimiento de dinero entre una persona y una empresa o entre empresas (incluyendo siempre a los autónomos).

De todas maneras, aunque la medida pretende acabar con ciertas operaciones no legales de intercambio de dinero, es lógico pensar que, en el país de la economía sumergida, en seguida saldrán ‘apaños’: desde no declarar directamente la operación (todo en negro, aunque sea más de 2500 euros) , a hacer varias facturas (a distintas personas, por distintos servicios…y todos por menos de 2.500 euros), etc…

Lo que es evidente es que esta medida, aunque sea a medio plazo, complicará un poco más la vida a los que pretendan defraudar a Hacienda y poco a poco se irán detectando más las irregularidades y se irán pagando los impuestos que toca en cada movimiento.

Yo soy el primero que le fastidia (por decirlo sin tacos) el que cada vez impongan más impuestos a todo y no paren de cobrar, pero me parece bien (y lógico) que se tomen medidas para que todos paguen por igual, sin excepciones, lo que corresponde.