¿Tengo que pagar por recurrir una multa de tráfico?

Las nuevas tasas judiciales no han gustado a casi nadie y son un golpe a los derechos de justicia de los ciudadanos; aunque hay ciertos matices que se aclaran con un poco de información

Las nuevas tasas judiciales no han gustado a casi nadie y son un golpe a los derechos de justicia de los ciudadanos; aunque hay ciertos matices que se aclaran con un poco de información

Como pasó con las tasas farmacéuticas, al principio había más preguntas que respuestas pero con el tiempo se han ido aclarando; ahora las nuevas tasas judiciales se van aclarando poco a poco y se irán justificando cuanto de vayan utilizando.

El ejemplo más utilizado por todos los medios de comunicación es el de las multas de tráfico: según las noticias, si alguien quiere recurrir una multa de 100 euros tiene que pagar una tasa de 200 euros, con lo cual no parece muy lógico recurrir.

En realidad, este ejemplo no es del todo cierto: si te ponen una multa de tráfico, como ocurría hasta ahora, puedes recurrirla de manera administrativa, es decir, puedes acudir a tráfico (o a tu Ayuntamiento) y justificar tus motivos por los que consideras que la multa es injusta y no quieres pagar; gracias a estos recursos, muchas multas no llegan nunca a pagarse, bien por dar la razón al usuario o bien por tardar demasiado en contestar y prescribir la multa.

En este caso, no se debe pagar nada; en el caso de recibir respuesta de la administración y ésta obligarnos a pagar la multa, si seguimos queriendo recurrir la multa (por considerarla injusta), tenemos que ir a través de medios judiciales y en este caso sí que tenemos que pagar las tasas (aunque, en caso de darnos la justicia la razón, la otra parte (en este caso la administración) deberá cubrir estos costes).

Es cierto que es una tasa injusta, pero llegados a este punto, es un coste más que tenemos que asumir, ya que, además de la tasa, tendremos que pagar un procurador, abogado, etc…algo que ya existía antes de las tasas.