Consejos para elegir un producto financiero con poco dinero

Planes de pensiones, depósitos, cuentas remuneradas, acciones… Hay mucho donde elegir, pero no deberíamos elegir sin saber mucho de todo. Así evitaremos malos ratos.

Planes de pensiones, depósitos, cuentas remuneradas, acciones… Hay mucho donde elegir, pero no deberíamos elegir sin saber mucho de todo. Así evitaremos malos ratos.

Si somos ricos, no hay problema. Dinero llama a dinero, y además habrá expertos encantados de ganarse una buena comisión haciéndonos ganar más dinero. Pero si somos clase media, la cosa se complica. El mercado también está lleno de grandes oportunidades de inversión para nuestros escasos ahorros, pero también lleno de trampas para los que no las sepan ver. Por eso, recopilamos distintos consejos previos a decidir dónde ahorrar publicados por la red:

  • No moverse sin tener claro el riesgo y el plazo al que queremos invertir. Solo invertir lo que no necesitemos en el plazo a invertir es la clave. Si un en un año no vamos a necesitar esos 5.000 euros, arriesguémoslos a 12 meses, por ejemplo. El resto, ni tocarlo.
  • Si no lo entendemos, no compremos. Eso pasó con las preferentes y la cosa terminó como terminó…
  • Ponerse en el peor caso posible. Porque es posible que pase…
  • Diversificar. Aunque con pocos ahorros puede parecer una tontería, es mejor contratar 2 productos con las mitades de lo que disponemos que arriesgarlo todo a una carta.
  • No pensar en lo que fueron esos productos antes. Antes había otras rentabilidades y otras condiciones que ya no nos sirven para nada, mejor olvidar que tal o cual producto fue bueno o malo para centrarnos en cómo es hoy.
  • Productos bilaterales. Ojo con los depósitos que tienen una rentabilidad maravillosa pero que en la letra pequeña nos obligan a contratar cuentas corrientes, tarjetas, seguros… Eso hará que vuele la rentabilidad.
  • Comisiones. La otra letra pequeña. No nos fiemos 100% del comercial, lo importante es lo que pone en el contrato.