¿Cuándo abrir un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son una buena, muy buena o no tan buena idea dependiendo de nuestra situación personal y del momento. Estudiemos cuándo debemos decidirnos.

Los planes de pensiones son una buena, muy buena o no tan buena idea dependiendo de nuestra situación personal y del momento. Estudiemos cuándo debemos decidirnos.

No queremos ser pesados, pero cada vez os queda menos para acogeros a la mejor opción en cuanto a desgravaciones fiscales para el año que viene: los planes de pensiones, los Planes de de Previsión Asegurados y los Planes de Ahorro Individual Sistemático. Todos ellos os preparan la jubilación, y además os hacen ahorrar dineor año a año al no contabilizarse como rendimiento del capital sino como inversión, y por lo tanto desgravándonos.

Dicho esto, y siendo fieles defensores de este tipo de productos porque además vaya usted a saber qué será de las pensiones públicas dentro de X años, hay que saber cómo y cuándo abrirnos nuestro plan de pensiones para sacarle la máxima tajada. Para ello, lo mejor es ver cuánto cobramos y cuánto cobraremos cuando nos jubilemos. Lo explicamos con un par de ejemplos:

  • A partir de 100.000 euros brutos anuales, conviene hacerlo cuanto antes y aportar lo máximo, pues estamos cobrando por encima de la base máxima de cotización (en torno a 3.500 euros mensuales), por lo que cuando nos jubilemos dejaremos de percibir aproximadamente dos terceras partes de lo que hoy cobramos. Es decir, si no tenemos plan de pensiones privado, deberemos acostumbrarnos a vivir con un tercio del dinero con el que vivimos hoy.
  • A partir de 50.000 euros, debemos abrirlo cuanto antes pero no necesitaremos aportar tanto dinero, pues al jubilarnos ‘solo’ dejaremos de percibir aproximadamente un tercio de lo que cobramos actualmente como sueldo. Deberemos acostumbrarnos a vivir con un poco menos, pero asumible, aunque no tuviéramos plan de pensiones privado.

Además de esto, debemos calificar de positivo que un plan de pensiones nos crea un hábito de ahorro a largo plazo, que cuanto antes lo abramos más intereses nos dará (sobre todo los PPA) y que hablamos de una inversión segura, pues si ese dinero lo invertimos en renta variable de toda la vida podemos ganar más, pero también perderlo. pero eso sí, hemos de saber que es prácticamente imposible recuperar el dinero antes de tiempo y que nos puede llevar a una crisis de solvencia puntual en la economía familiar.