Planes de pensiones: el mágico efecto de la capitalización de intereses

Vamos a explicar el mágico efecto que tienen en los planes de pensiones la capitalización de interes, que pueden asegurarte hacerte rico a los 70, con tiempo y ahorro.

Vamos a explicar el mágico efecto que tienen en los planes de pensiones la capitalización de interes, que pueden asegurarte hacerte rico a los 70, con tiempo y ahorro.

Los planes de pensiones son unos productos muy intersantes: pueden ayudar a que cualquiera, con un leve esfuerzo ahorrador, se asegure alcanzar el sueño materialista: llegar a ser rico en la vida, aunque sea a los 67.

Pongamos el caso de un joven nacido en 1987, es decir con 25 años, que comienza a trabajar, con un sueldo de 25.000 euros, y empieza a realizar esfuerzos ahorradores con esa edad para su pensión, de unos 3.000 euros al año.

La primera de las posibles opciones puede ser invertido en un depósito (supongamos al 4,8%). Habría ganado neto de impuestos unos 116 euros, que seguramente habrían caido a la cuenta a un interés cero. Suponiendo que el joven sea lo suficientemente discipliando para mantener este ahorro anualmente, e incrementarlo un poco cada año, a un nivel del IPC, el joven tendrá a los 67 años, un total de unos 208.000 euros, y en su cuenta donde se abonan los intereses unos 7900 euos más. Es decir, contará con unos 216.000 euros.

Otra opción es constituir un plan de pensiones. El plan de pensiones tiene la ventaja de establecer planes periódicos de aportaciones, lo que nos sistematiza y obliga algo más a la disciplina de la aportación periódica. Además las aportaciones son deducibles fiscalmente. Pero además tiene la ventaja de que las ganancias se capitalizan: es decir se van reinvirtiendo en el plan, incrementando el capital y con ello van generando a su vez ganancias adicionales. De esta forma, con el mismo interés (el 4,8%) y un incremento anual del IPC, si el joven del ejemplo anterior en vez de ir constituyendo depósitos va aportando a un plan de pensiones, alcanzará los 67 años con un ahorro aproximado de unos 525.000 euros: el efecto mágico de la capitalización de intereses. Además este primer año se ha ahorrado 860 euros por deducción fiscal, y lo hará los sucesivos años. No vamos a entrar en este aspecto, que no es el que tratamos en este post, pero que puede suponer un importante ahorro adicional (con el nivel de salario anterior, unos 50.000 euros en el periodo).

Para que veamos la importancia de anticipar lo máximo posible el inicio del ahorro para la jubilación, para aprovechar el efecto de la capitalización, vamos a ver otro ejemplo: una persona de 46 años (justo a mitad entre 25 años, del caso anterior y 67 años, de la edad de jubilación estimada) que emplieza a ahorrar justo el doble, 6000 euros. Su ahorro aproximado a los 67 años será de unos 218.000 euros: el retrasar el inicio a la mitad del periodo de su etapa laboral, supone que aún aportando el doble no obtenga a la jubilación más que un 40% de lo que ha conseguido el joven que emplezó a ahorrar cuando inició su trabajo.

Disponen de simuladores de Planes de Pensiones muy buenos tanto para calcular las aportaciones omo para luego planificar las prestaciones en la web de BBVAPensiones.