Consejos para ganar dinero con el comercio electrónico, E-Commerce

Vender en Internet ya es casi una obligación si queremos que nuestra empresa tenga futuro. Pero no hay que descuidar ciertos detalles, o puede ser el final de nuestro negocio.

Vender en Internet ya es casi una obligación si queremos que nuestra empresa tenga futuro. Pero no hay que descuidar ciertos detalles, o puede ser el final de nuestro negocio.

Cada vez más gente le pierde el miedo a comprar por Internet, y cada vez más jóvenes tienen acceso a tarjetas de crédito o al menos a decisiones de compra. Y entre las decisiones de los jóvenes muy a menudo está Internet. Por todo ello, y por la fiabilidad que da ya Internet como entorno para hacer negocios, el comercio electrónico o e-commerce debería ser tu próximo objetivo empresarial. Pero hay algunos trucos a tener en cuenta para no fallar como fallan la mayoría de pymes que se lanzan a vender por Internet:

  • Si no tienes experiencia, rodéate de gente que la tenga. Primero experiencia en vender en general (comerciales), luego experiencia en venderse (marketing, comunicación, publicidad) y por último y no menos importante, experiencia en redes (community managers, consultores SAP). Tú aportarás tu experiencia y consejos en tu ámbito de negocio, en tu sector, pero serán ellos los que te dirán cómo venderte.
  • Segmentación: estudiar qué modelo de negocio es el más apropiado para tu público objetivo y trabajar insistentemente con ese público objetivo en el medio y largo plazo es imprescindible. Internet es inabarcable, o somos pioneros en algo, o estamos muertos.
  • Precio+originalidad+experiencia de compra: es la trilogía del triunfo en las ventas online. Si no somos competitivos en cuanto al precio no tenemos nada que hacer en los tiempos que corren, pero también en tiempos en los que todo está inventado, hemos de proponer cosas nuevas, o al menos nuevos enfoques. Y todo ello vendido de forma rápida, ágil, usable. La experiencia de compra ha de ser satisfactoria, o no repetirán.
  • Ingresos desde el primer momento. Lo cual no quiere decir beneficios, ojo. Todo aquel que empieza un negocio, también en Internet, sabe que tendrá que afrontar un tiempo de amortización, pero dado que vender en Internet no requiere de una gran inversión inicial (tienda física, empleados, etc), hemos de buscar una fórmula de negocio que nos haga ingresar dinero desde el primer momento. Sin este primer empujón económico, no es fácil remontar en un segundo momento.