Cómo capitalizar el paro, novedades legales

Cobrar el paro pero no hacer nada es cada vez una opción menos factible. Cada vez más desempleados deciden pedir su paro en una sola paga y emprender un negocio.

Cobrar el paro pero no hacer nada es cada vez una opción menos factible. Cada vez más desempleados deciden pedir su paro en una sola paga y emprender un negocio.

Estar en paro no tiene porqué ser equivalente a estar parado en el sentido literal de la palabra. Hay novedades al respecto. Es perfectamente posible utilizar el dinero que cobramos como desempleado para crear un negocio que nos saque de esa situación de desempleado. Así utilizamos nuestro tiempo forzosamente libre para emprender y al terminar esta operación habremos salido del paro, dejando de depender del Estado y además habiendo creado riqueza en forma de nueva empresa. Todos salen ganando.

Los requesitos para optar al pago único (es decir, que nos paguen lo que nos corresponde de paro en una sola vez) y capitalizar el subsidio son establecerse como autónomo, hacer una inversión que justifique la necesidad de esa capitalización y mantener el negocio durante al menos 3 años a partir de la fecha de la capitalización. En el caso de que no vayamos a montar una empresa sino unirnos a una cooperativa (que también es posible legalmente) deberemos ser contratados en la misma de forma indefinida, no temporal. Además, no podremos haber solicitado otra capitalización y pago único del paro en los últimos 4 años y nos deben quedar al menos 3 meses de paro por cobrar. Esta última condición es de perogrullo, pues con menos de 3 meses por cobrar poco negocio vamos a poder hacer…

Cabe decir que hemos de invertir el dinero, no podemos dejarlo como colchón por si nos va mal o cosas parecidas. Solo decir que ha de pedirse, como cualquier otro trámite que tenga que ver con el desempleo, en las oficinas del conocido toda la vida como INEM, y que hasta 15.500 euros está exento de pago de IRPF, todo lo que sobrepase esa cantidad sí deberá ser declarado en nuestra Declaración de la Renta, y por tanto tenido en cuenta para ser restado de lo que podremos realmente invertir en nuestra empresa.