Consejos para comprar bonos del Tesoro y deuda soberana

Comprar deuda soberana es bueno para nuestro bolsillo, y además si la compramos de España, también será bueno para el país. Pero no lo hagamos a lo loco.

Comprar deuda soberana es bueno para nuestro bolsillo, y además si la compramos de España, también será bueno para el país. Pero no lo hagamos a lo loco.

Con la prima de riesgo estabilizándose pero aún alta en el caso de España y otros países del entorno, puede ser un buen momento para decidirse a apostar por la deuda soberana de estos estados como solución de inversión. La mejora en la prima de riesgo nos habla de confianza, de alejamiento de los fantasmas del rescate financiero y de los impagos, pero su número aún elevado nos habla de buena rentabilidad, sobre todo comparado con otros productos seguros y de plazo fijo como los depósitos bancarios, últimamente lastrados por unas leyes anti abusos del sector financiero que reducen sus intereses. Pero hay que tener en cuenta algunos tecnicismos si nos decidimos por esta opción.

En primer lugar, optar por el plazo corto, pues es en ese plazo en el que el Banco Central Europeo responde como garante. Los mercado saben que el déficit de España hace arriesgado el apostar a su estabilidad en el largo plazo, y por ello las mayores demandas, y por tanto las mayores bajadas de interés, se dan en las letras a 6 meses y 3 años máximo. Es decir, no deslumbrarse con las altas rentabilidades de plazos más largos, pues en el correcto equilibrio entre interés y seguridad está el secreto del éxito.

Atención al momento. Dado que buena parte de los enormes montos de deuda soberana que emiten los estados van a parar a manos de fondos de inversión privados y de gran tamaño, la volatilidad en el sector es apreciable. Esto hace que no debamos fiarnos por los precios de la última subasta, que además como no son periódicas no tienen porqué ser cercanas en el tiempo, sino en las cifras y noticias macroeconómicas del país en cuestión (por ello mejor mirar hacia España exlusivamente) en los días previos a la subasta a la que queremos sumarnos. Y por supuesto, esto solo podremos hacerlo de forma fiable si dejamos el tema en manos de expertos.