Couchsurfing: consigue cama gratis donde quieras

Si hace poco te hablábamos de Consumo Colaborativo en general, hoy te traigo otro ejemplo bastante más particular: el couchsurfing, que suena más raro de lo que es…

Si hace poco te hablábamos de Consumo Colaborativo en general, hoy te traigo otro ejemplo bastante más particular: el couchsurfing, que suena más raro de lo que es…

Esta palabra tan larga (y algo complicada, para mi gusto, para que consiga hacer popular) viene a describir un movimiento social en el mundo por el cual puede apuntarte al mismo y conseguir una cama, habitación, sofá…para pasar la noche.

La idea consiste en que te apuntas a una de las redes que existen en el mundo, por la cual ofreces alojamiento a alguien que pueda necesitarlo con la intención, además de ayudar a alguien, conocer nuevas culturas, gente, etc…y, además, tener a tu disposición ‘casa’ en cualquier lugar del mundo en el que alguien ofrezca alojamiento.

La red te ayuda a contactar con alguien que necesite alojamiento (o que lo ofrezca), pero también para saber más cosas sobre esas personas, esos alojamientos, opiniones sobre los mismos (no sea que alguien vaya a tu casa y se quiera quedar tres meses o que alguien tenga un ‘historial’ un poco dudoso con anteriores alojamientos). Un usuario puede tener aval, es decir, ya no solo que él u otra persona hayan opinado sobre el mismo, sino que otros usuarios puedan ‘poner la mano en el fuego’ por el mismo y por lo que ocurra con él.

No es un sistema perfecto (si te pones a pensarlo, seguro que puedes encontrar posibles defectos, como todo), pero es económico y te puede ayudar en más de una ocasión a que viajes más por el mundo sin tener que preocuparte del dinero.