Las famosas cuentas en Suiza ya no son secretas

Desde este febrero, abrir una cuenta en Suiza tiene muchas menos ventajas que antes, ya que no es tan ‘fácil’ evadir los impuestos de tu país de origen.

Desde este febrero, abrir una cuenta en Suiza tiene muchas menos ventajas que antes, ya que no es tan ‘fácil’ evadir los impuestos de tu país de origen.

Hace ya dos años y medio (como pasa el tiempo…en esos años la crisis estaba empezando…) que te contamos el secreto de los bancos suizos, que no era otro que eso mismo, que eran secretos: ellos no preguntaban de dónde venía el dinero, si había pagado impuestos o no, etc…y, además, tenían prohibido dar datos de sus clientes a otros países (o sus respectivos departamentos de Hacienda); la única condición para dar esta información es que un juez de un país reclamara datos concretos de un cliente si se demostraba que el dinero podía tener un origen ‘ilegal’ (tráfico de drogas, robos…aunque no entraba en este ámbito la evasión de impuestos).

Pero el gobierno Suizo ha cedido a la presión que durante años han ejercido muchos países y también la Unión Europea y en septiembre (hace 4 meses) anunció que a partir de ahora daría datos de sus clientes a los países que lo pidieran, es decir, si la Hacienda Española considera que una persona tiene bienes en Suiza por los que no ha pagado impuestos en nuestro país, puede pedir información a los bancos suizos sobre este cliente y, en caso de haber delito fiscal, actuar sobre él.

Es un principio que puede llevar a parar un poco la fuga de dinero negro aunque algunos han criticado que se han tardado muchos años en llegar a este punto y, además, los posibles defraudadores han tenido 4 meses (desde que se anunció en septiembre) para mover su dinero a otros paraísos fiscales. Pero bueno, por algo hay que empezar.